Animales

Yorkshire Terrier: perro de raza pequeña

Pin
Send
Share
Send
Send


El Yorkshire terrier o terrier de Yorkshire es un perro de tamaño pequeño. Si estás pensando en adoptar a uno, es muy importante que antes investigues acerca del carácter que tiene y otros factores relacionados de un Yorkshire.

Saber acerca de su alimentación, el tamaño que alcanzará de adulto o cómo llevar a cabo su adiestramiento son algunas de las cosas básicas que debes tener claras antes de adoptar a uno, recuerda que un perro puede acompañarte muchos años y que debes ser muy responsable a la hora de acogerlo.

Estés pensando en la adopción de un perro adulto o cachorro, aquí encontrarás las claves que harán que te decidas y por esta maravillosa raza como es el Yorkshire.

  • Europa
  • Reino Unido
  • 15-35
  • 35-45
  • 45-55
  • 55-70
  • 70-80
  • Más de 80
  • 1-3
  • 3-10
  • 10-25
  • 25-45
  • 45-100
  • 8-10
  • 10-12
  • 12-14
  • 15-20
  • Baja
  • Media
  • Alta

El origen del Yorkshire Terrier

El Yorkshire aparece por primera vez en el siglo XIX, cuando se empieza a desarrollar una raza de terriers pequeña, de fácil mantenimiento para la caza de ratas. No es hasta el 1860 cuando se presenta de forma oficial y en los concursos, el terrier de Yorkshire que ahora conocemos y tal fue su popularidad que arrasó en diferentes concursos y exposiciones. Se cree que la raza Yorkshire puede ser descendiente del english toy terrier, del skye terrier o el dandie dinmont tierrer entre muchas otras y es que, su origen no está del todo claro.

Era una raza fácil de cuidar y educar, con características físicas muy hermosas y en absoluto agresivo con las personas, pero sí con los animales, su principal tarea. Era perfecto para cualquier tipo de familia ya que por entonces era una de las razas más “económicas” que existían.

Como hemos venido explicando, el Yorkshire terrier era utilizado entre las clases más humildes para la eliminación de las plagas de ratas. Pese a su diminuto tamaño, era bien sabido que los Yorkshire de los mineros mataban sin temor alguno a muchos de estos roedores. Fueron tan populares que empezaron a participar en diversos “deportes” relacionados con la muerte de las ratas y las apuestas de la época.

Más tarde fueron los burgueses británicos quienes encontraron en el Yorkshire terrier un dulce y bello perro de compañía y empezaron a dejar de utilizarlo en la caza de roedores. No obstante, la historia del Yorkshire como cazador de ratas aún le acompaña pues no es difícil advertir a ejemplares muy alertas y cazadores.

Carácter del Yorkshire

El Yorkshire terrier destaca por ser un perro alerta, inteligente y muy vivo. Es una raza excelente para convivir con todo tipo de familias ya que se adapta maravillosamente a cualquier entorno. Una de las actitudes que puede molestarte y debes tener en cuenta antes de adoptar a uno es que puede adoptar el hábito de ladrar mucho ya que es un perro vigilante y alerta por naturaleza. Si eso no es de tu agrado deberías pensar en otras razas menos ladradoras.

Otras características del carácter general de esta raza puede ser su actitud sobreprotectora y desafiante, sorprendentes en una raza pequeña. Debes tener muy claro que la educación del Yorkshire debe empezar desde que es cachorro con el proceso de socialización para que puedas disfrutar de un perro adulto sociable, entrenado y mentalmente sano. Por lo general hablamos de un perro muy afable y apegado a sus familiares, de fácil trato y realmente muy cariñoso. Es perfecto para cualquier familia.

El Yorkshire es un perro que no necesitará muchos cuidados, no obstante tendremos en cuenta algunos detalles generales que nos ayudarán a mantenerle feliz, limpio y hermoso por más tiempo.

El primero y más importante será el hecho de peinar a nuestro perro de forma regular, al menos cada dos días si dejamos su manto largo, ya que es susceptible a enredos y a acumular suciedad. Además, si no intentamos evitar la aparición de nudos luego será mucho más complicado eliminarlos. Ayudarnos de un buen cepillo especial para perros nos facilitará la tarea y la hará mucho más agradable para él. Si no te gusta el manto largo puedes descubrir peinados para un yorkshire cortos.

Los temblores que acompañan el pequeño cuerpo del Yorkshire son habituales, ya sea por culpa del frío o de situaciones estresantes. Será importante prevenir el frío utilizando ropa para perros pequeños y protegiéndole de la lluvia.

El baño del Yorkshire es también muy importante para mantener su pelo libre de caspa, otro factor preocupante para las personas alérgicas. La regularidad con la que debemos bañar a nuestro Yorkshire terrier suele ser de unas dos semanas, aunque eso dependerá del perro en concreto, de la longitud del pelo o de cómo se llegue a ensuciar en el parque.

Adiestramiento del Yorkshire

El adiestramiento del Yorkshire terrier partirá de su socialización, que viene a ser la presentación del entorno a nuestro perro. Es muy importante que aprenda a conocer otras personas, perros, vehículos y objetos de todo tipo para que no llegue a desarrollar miedos, fóbias o agresividad en su etapa adulta. Aunque es estupendo que tu perro conozca muchas personas y animales debes asegurarte que sus sensaciones en esta etapa sean positivas para él. Evita los sustos, las agresiones o el malestar a toda costa.

Posteriormente a su etapa de socialización, el Yorkshire debe inciarse en el adiestramiento, ya sea en grupo o de forma individual en el hogar. Es muy importante que aprenda las órdenes básicas como son: sentarse, quedarse quieto y venir ya que le ayudarán a mantenerse a salvo en la ciudad y a evitar otras situaciones peligrosas. Además de esto último, practicar obediencia con tu perro te ayudará a forjar una buena relación con él.

Aunque suene extraño también será fundamental añadir diferentes tipos de juego en su rutina habitual. Eso les permite aliviar tensiones y quemar la energía acumulada. Utilizar mordedores, el Kong u otras herramientas será muy positivo para tu Yorkshire.

Peluquería:

Los Yorkshire Terrier, al igual que ocurre con otras razas de pelo largo, son propensos a que el pelo del flequillo les crezca hasta el punto de causarles molestias en los ojos, o dificultar su visión. Llegado a este punto, puedes optar por retirarle el pelo con la ayuda de algún accesorio (clip o goma de pelo), o acudir periódicamente a un peluquero canino para que controle este aspecto.

Limpieza de dientes:

Los perros de razas pequeñas son los más expuestos a la presencia de bacterias en las encías por acumulación de placa, porque disponen de la misma estructura dental definitiva que el resto de perros (42 dientes), pero su mandíbula es muy pequeña. En consecuencia, los dientes pasan gran parte del tiempo encajados en un patrón de espiga que hace que las bacterias tengan más oportunidades de acumularse y generar enfermedades dentales.

Para prevenirlo, es aconsejable que, a partir del 7º mes de vida, lleves a cabo una limpieza de dientes diaria de tu perro Yorkshire Terrier con la ayuda de un cepillo y pasta dentífrica para perros, que podrás adquirir en tiendas especializadas en mascotas.

A partir del año, puedes combinar esta rutina con el suministro de un snack dental diario que promueva el masticado e incentive el “cepillado” físico de la superficie de sus dientes. De esta manera, además de prevenir, conseguirás que tu perro se sienta premiado y disfrute a lo grande. Te recomendamos que adquieras un snack elaborado con ingredientes naturales que permite limpiar incluso los dientes de la parte posterior de su boca, que es una zona de difícil acceso, en la que los dientes son más vulnerables a la acumulación de placa y sarro.

Por último, ten en cuenta que el Yorkshire Terrier es un compañero ideal de apartamento, que se adaptará fácilmente a tu entorno y a tu ritmo de vida, con el que no te costará desplazarte a ningún lugar.

Características del Yorkshire Terrier

  • Altura a la cruz: el estándar no la indica
  • Peso: menos de 3,178 kg.
  • Capa: gris acero y leonada, pelo largo, brillante y abundante
  • Promedio de vida: unos diez años
  • Carácter: travieso, afectuoso y apegado al dueño
  • Relación con los niños: muy buena
  • Relación con otros perros: buena
  • Aptitudes: perro de compañía
  • Necesidades del espacio: restringidas, pero debe hacer ejercicio
  • Alimentación del Yorkshire Terrier: de 70 a 90 g. diarios de alimento completo seco
  • Arreglo: sesión semanal, cepillado y peinados diarios, un baño mensual como mínimo
  • Coste mantenimiento: medio

El goce de querer a un yorkshire Terrier

¿Quién puede resistir los encantos de un momento de tranquilidad junto a un Yorkshire Terrier? ¿Qué podría aliviar su tristeza durante un rato de reposo más rápidamente que un terrier miniatura azul y fuego? Parece ser como si casi cualquiera que mostrara la inclinación de poseer un Yorkshire Terrier debiera hacerlo. Son muchas y grandes las ventajas que acompañan a este perro, el menor de todos los terriers británicos.

Dado el pequeño tamaño de la raza, el Yorkshire Terrier no molesta en el espacio vital de usted. No necesita una finca palaciega con una valla de la máxima seguridad. No necesita un hogar enorme para que el perro haga el suficiente ejercicio dentro de casa. No necesita hacer equilibrios con su presupuesto para permitirse alimentarlo. No necesita comprar un equipamiento para adiestrarle, para tenerle en casa o para acomodar al Yorkshire Terrier.

Lo que sí necesita es abrir su corazón a esta maravilla de 1,4 kg y aprender a darse libremente y sin reservas a otra criatura viviente.

El Yorkshire Terrier admite gustosamente a toda clase de gente . Es un alma confiada que comparte su cariñosa forma de ser con cualquier persona amable y con el suficiente buen humor como para pasar algo de tiempo con él. A los Yorkshire Terrier les gusta, sobre todo, la gente. Se llevan bien con la mayoría de los perros, no son exclusivistas ni egoístas. Se recomienda a los propietarios que supervisen la relación de sus Yorkshire Terrier con los perros mayores. Aunque su Yorkshire Terrier no estará asustado de un perro de mayor tamaño, como un Dobermann o un Pastor Alemán, quizá el perro grande no sea consciente de su propia fuerza. Muchos Yorkshire Terrier han sido dañados por perros de mayor tamaño que, de forma juguetona, los cogieron en la boca o les pusieron una parte encima. Una vez que el perro de mayor tamaño se da cuenta de que el Yorkshire Terrier es un perro, al igual que él, querrá «charlar» con él, prescindiendo de la superior belleza del Yorkshire Terrier.

Aunque no tiene la talla de un perro guardián, el Yorkshire Terrier es muy protector de su casa y su gente. Sigue poseyendo todo el fuego de sus ancestros terrier: no es miedoso a pesar de su pequeña estatura. Un Yorkshire Terrier a quien se incite expondrá su genio y su disposición de ánimo cuando se encuentre protegiendo la casa, el coche o el jardín de su propietario. Los Yorkshire Terrier tienen una memoria de elefante. Una vez que se cruce usted con un Yorkshire Terrier y él le considere como su enemigo, nunca olvidará sus transgresiones.

A los Yorkshire Terrier les gusta, sobre todas las cosas, la diversión. No son rencorosos, a pesar de sus ademanes serios cuando las cosas se ponen feas. Como la mayoría de perros miniatura, el juego es una forma de vida. Los juegos simples, como hacer rodar una pelota, perseguir una cuerda, coger un hueso, etcétera, hacen que el Yorkshire Terrier sea un compañero alegre al que a todos nos gusta tener cerca. Esta personalidad extravertida, junto con su actitud juguetona, hacen que sea el perro ideal tanto para la gente joven como para la mayor. Los saltos del Yorkshire Terrier por los muebles y la persecución de ratones y otros enemigos imaginarios entretendrán incluso al más apagado de los invitados.

La gente mayor también adora a los Yorkshire Terrier. Sus simpáticas bufonadas y sus maneras gentiles hacen que sean adecuados para aquellos que tiene que quedarse en casa y para aquellos menos predispuestos a salir a hacer jogging con sus perros por la playa o por el parque. Los Yorkshire Terrier pueden hacer mucho ejercicio dentro de casa, con algún paseo ocasional por el jardín. Son ideales para la gente que vive en un apartamento o para los que habitan en pisos pequeños sin mucho trato con el exterior.

De todas formas, cuando al Yorkshire Terrier se le permite salir al mundo exterior, se lo toma con entusiasmo. Después de todo es un Terrier, y la palabra terrier proviene del latín tierra. A los Yorkshire Terrier les encanta jugar sobre la hierba. Son excavadores con talento, de eso puede estar seguro. La raza agradecerá todos los deportes propios de los terriers de mayor tamaño. Aunque el Yorkshire Terrier no pesa tanto como el Dandie Dinmont Terrier ni tiene las piernas del Airedale Terrier, la juguetonería y el valor de sus ancestros terrier sigue corriendo por sus arterias.

La mayoría de los propietarios de Yorkshire Terrier admiten que tener uno es contagioso. Los Yorkshire Terrier no son grandes perros de familia, sino que forman parte de la familia. Los propietarios consideran a sus Yorkshire Terrier como si fueran un niño más de la casa. Dado el tamaño del Yorkshire Terrier y su enorme corazón y carácter, no es sorprendente que los propietarios se muestren pendientes del compañerismo y el cariño que les brinda su Yorkshire Terrier. Así pues, muchos amantes de los Yorkshire Terrier se hacen con toda una familia de ellos. Mientras que la mayoría de criadores hablarán de los planes de su criadero, es raro oír que un criador de Yorkshire Terrier hable de una «perrera». El Yorkshire Terrier es un compañero casero que siempre vive entre la familia, totalmente inmerso y ocupado en la rutina familiar diaria.

Los Yorkshire Terrier medran con el programa familiar. Saben, por instinto, quién llega antes a casa, y de la misma manera saben cuando alguien llega tarde o no está en casa. Este perro familiar no puede dormir si una de las personas a las que quiere todavía no ha regresado. Mientras que un Yorkshire Terrier siente un especial cariño hacia su amo o su ama (como todos los perros, aquel que le da de comer y que le cuida recibe una especial consideración), todos los miembros de la familia son tenidos en la más alta estima.

Unas palabras de aviso a los amantes empedernidos de los Yorkshire Terrier: debe usted resistirse a sus impulsos primarios de consentirle caprichos más allá de lo razonable. Puede ser difícil vivir con cualquier perro consentido en exceso. Teniendo en cuenta el espíritu y la determinación de este terrier miniatura, una vez que el Yorkshire Terrier piense que se puede salir con la suya en todo lo que se propone, quizá se convierta en alguien al que es menos placentero tener cerca. Por naturaleza, el Yorkshire Terrier no es egoísta ni avaricioso. No come como un pajarito pero tampoco es un tragón. No esconde sus juguetes para que sus compañeros de juego no los puedan encontrar y es bastante feliz compartiendo sus cosas. Una vez que su obsesión haya estropeado su deliciosa personalidad, quizá su Yorkshire Terrier no sea el angelito generoso y con un gran corazón del que se enamoró.

Tenga cuidado. Muchos empedernidos del Yorkshire Terrier, entre los cuales se cuenta el autor, tienen anécdotas embarazosas acerca de cómo les consienten todo a sus pequeños y adorables amigos. Aunque este autor nunca ha recurrido a nada como esto, he oído de propietarios de Yorkshire Terrier que han comprado cunas y sillitas para sus Yorkshire Terrier, que van a ver cada día al carnicero para darles carne de la máxima calidad, que han cancelado sus planes para irse de vacaciones si sus seis Yorkshire Terrier no eran invitados, que han tejido suéteres y patucos para sus perros y que han renunciado a carreras prometedoras en el mundo de las finanzas para quedarse en casa cuidando de sus Yorkshire Terrier y escribir por su cuenta acerca de su materia favorita.

Si se encuentra usted entre cualquiera de las categorías anteriormente citadas, entonces encajará en el mundo maravillosamente dedicado y equilibrado de los Yorkshire Terrier. ¡Bienvenido!

Preocupaciones de salud específicas de la raza del Yorkshire Terrier

Los ojos de su Yorkshire Terrier no sólo son una buena indicación de su afecto y su devoción por usted, su propietario, sino que suponen una excelente manera de evaluar la salud del perro. Como para todos los perros, los ojos deberían ser claros y brillantes, lo que es un signo de buena salud y nutrición. Examine si existe cualquier enturbiamiento u opacidad en los ojos de su perro, ya que esto podría indicar que existe un problema que requeriría la atención de su veterinario. En el caso del Yorkshire Terrier, esta raza tiene tendencia a padecer algunos problemas oculares hereditarios. Entre los más comunes son las cataratas, la atrofia progresiva de retina, la queratoconjuntivitis seca o la queratitis ulcerativa.

Los Yorkshire Terrier pueden desarrollar cataratas después de los tres años de edad, y más frecuentemente entre los tres y los seis años. Afortunadamente, los avances veterinarios hacen posible operarlas con éxito. Al igual que en las personas, las cataratas pueden ser eliminadas por un cirujano. Como el problema se considera hereditario, los perros con cataratas deberían ser excluidos de los programas de cría.

La atrofia progresiva de retina (APR), provoca la ceguera en los perros que están afectados. Lo común es que la APR afecte a los perros en sus últimos años de vida, por lo general alrededor de los ocho años, aunque puede aparecer a edad tan temprana como entre los cinco y los ocho años de vida o a edad tan tardía como después de los doce años. Tal y como el nombre la describe, el deterioro de la retina es progresivo. Los perros afectados experimentan limitaciones en su agudeza visual, pero como los Yorkshire Terrier se adaptan con facilidad, quizá el propietario no se dé cuenta de que la vista de su perro falla. Generalmente, la APR es ya bastante severa cuando el propietario se da cuenta de que el perro está afectado.

La queratoconjuntivitis seca (abreviada, QCS), se llama más comúnmente «ojo seco». El problema del «ojo seco» se produce como resultado de la incapacidad de las glándulas lacrimales de generar lágrimas para humedecer el ojo. La córnea se ve afectada por esa falta de humedad, y estas zonas secas causan daños en el ojo. La acumulación de sustancias mucosas alrededor del ojo le dan al propietario una indicación de que hay un problema en el mismo. Se dispone de tratamientos, que incluyen antibióticos y otros fármacos. En los casos más graves, la cirugía puede corregir el problema. Al igual que en el caso de la APR, la QCS es hereditaria.

El cuarto problema ocular que afecta al Yorkshire Terrier, la queratitis ulcerativa, afecta también a la córnea. La infección y la ulceración sobre la córnea son causadas por los pelos del perro, que irritan sus ojos. Los propietarios quizá noten que sus perros parpadean en exceso, que se rascan los ojos con sus pies y que los ojos tienen un aspecto acuoso. No es un problema hereditario, sino el sencillo resultado de que el Yorkshire Terrier tenga los ojos saltones. El problema puede ser tratado con antibióticos y con pomadas especiales.

Dos problemas ortopédicos que afectan frecuentemente a los perros miniatura y a otras razas pequeñas son la enfermedad de Legg-Calve-Perthes y la luxación patelar. La enfermedad de L-CP, que se observa frecuentemente en los Yorkshire Terrier jóvenes, tiene una alta incidencia en la raza. La enfermedad provoca una cojera en la articulación de la cadera como resultado del colapso de la cabeza del fémur. Muy frecuentemente, en nueve e cada diez casos, sólo una extremidad está afectada. Parece ser que es hereditaria, aunque la investigación veterinaria todavía no ha llegado a una conclusión. La luxación patelar, en términos más comunes significa que la rótula está dislocada. Aunque es hereditaria, no suele representar un problema grave. Los casos varían mucho dependiendo de la laxitud de la rótula. En el caso de los perros jóvenes se suele recomendar la cirugía antes de que el problema se agrave y provoque una artritis.

La enfermedad de Von Willebrand (EvW) es una enfermedad congénita que se observa en muchas razas de perros. La EvW consiste en un problema de la coagulación sanguínea. Desgraciadamente, la enfermedad es cada vez más común en el Yorkshire Terrier. Los veterinarios y los criadores han notado que se han dado muchos casos en los últimos tiempos, particularmente en perros de más de cinco años de edad. No a todos los perros con la EvW se les diagnostica como padecedores de tal problema, y esto depende del nivel de coagulación. A algunos perros no se les diagnostica hasta que se presenta un problema durante una operación quirúrgica (lo más frecuente es que sea durante una operación de castración o de esterilización). Dependiendo del nivel del factor de la coagulación, el perro puede estar o no afectado. Ningún Yorkshire Terrier con la EvW debería ser incluido en los programas de un criador.

A pesar de todo ello, el Yorkshire Terrier es un perro saludable y adaptable. Se aconseja a los propietarios que investiguen acerca de los desórdenes anteriormente mencionados y que los comenten con el veterinario. Cuanto mejor informado esté un propietario, más larga será la vida de su Yorkshire Terrier.

Si deseas saber más sobre el YorkshireTerrier te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Yorkshire Terrier Serie Exellence:

Personalidad

El pequeño tamaño del Yorkshire terrier contradice su auténtica personalidad, que es enérgica, viva y dominante. Los Yorkshire terriers son cariñosos, pero también exigen mucha atención, esta raza es una buena elección para alguien que quiera consentir a un perro.

Los Yorkshire terriers son excelentes perros de guarda. Pero pueden mostrar mal genio con otros niños si no los tratan con respeto o dulzura. Algunos pueden ser agresivos con otros animales pequeños, aunque hay Yorkshire terriers que viven de una forma bastante pacífica con otros perros e incluso gatos.

Los Yorkshire terriers pueden ser ladradores, aunque se los puede adiestrar para que no ladren en exceso. Algunos pueden ser tozudos a la hora de aprender a controlar los esfínteres.

Convivencia

Como son tan pequeños, los Yorkshire terriers no necesitan mucho espacio para practicar ejercicio. También se les puede adiestrar para hacer sus necesidades sobre un papel, por lo que son estupendos perros para pisos, aunque también disfrutan paseando por el exterior.

Si bien el nivel de muda de los Yorkshire terriers es bajo, su pelo necesita un cuidado habitual para mantenerse en buen estado y con buen aspecto. Si se corta, es necesario peinarlos o cepillarlos al menos semanalmente. Si el pelo se deja largo, se necesitan más horas de aseo y también un recorte profesional de vez en cuando.

Esta raza es sensible al frío y tiene tendencia a resfriarse, por lo que es necesario protegerlos del mal tiempo. Si salen al exterior con temperaturas heladas, se les puede poner un abrigo para perros.

El Yorkshire terrier se desarrolló en Yorkshire, Inglaterra, durante la época victoriana. Se cree que esta raza desciende de otros terriers distintos, como el bichón maltés, el Manchester negro y pardo y el Dandie Dinmont terrier, así como alguna razas ya extinguidas, como el Clydesdale terrier.

El resto de la información histórica sobre esta raza o bien se desconoce o es contradictorio. Hay quien cree que estos perros los criaron trabajadores del norte de Inglaterra que no podían tener perros grandes fácilmente y, sin embargo, querían un compañero enérgico. Otros dicen que los Yorkshire terriers se desarrollaron para cazar ratas que infestaban galerías mineras y para entrar en madrigueras de tejones y zorros. Una teoría más afirma que trabajadores escoceses de fábricas de lana de Yorkshire desarrollaron la raza.

Los Yorkshire terriers originales eran más grandes que los actuales. A través de una crianza selectiva, los perros se miniaturizaron hasta convertirse en un perro de moda. En los Estados Unidos, esta raza apareció por primera vez en exposiciones a finales del siglo XIX. En la actualidad, el Yorkshire terrier es principalmente un fiel compañero y perro consentido.

Viviendo con:

Como son tan pequeños, el Yorkshire terrier no necesitan mucho espacio para ejercitarse. También pueden ser entrenados con papel, consecuentemente, los hacen excelentes perros para departamentos, pero también disfrutan caminar en el exterior.

El Yorkshire terrier muda un poco, pero su manto requiere cuidado regular para mantenerlo en buena forma y con buena apariencia. Si se le recorta, se requiere que se le cepille y peine por lo menos una vez a la semana. Si el manto se mantiene largo, muchas mas horas de acicalamiento serán necesarias y recorte profesional será necesario de vez en cuando.

La raza es sensible al frío y propenso a escalofríos, así es que el Yorkie necesita ser protegido del mal tiempo. Si se camina cuando está frío será necesario un abrigo.

El Yorkshire terrier fue desarrollado en Yorkshire, Inglaterra durante la época Victoriana. La raza se piensa que desciende de muchas otras de terriers incluyendo el Maltes, negro y bronce Manchester, y el Dandie Dinmont terrier, así como algunas razas que están extintas como el Clvdesdale terrier.

Otra información histórica acerca de la raza es incierta o conflictuada. Algunos creen que los perros fueron criados por unos hombres trabajadores en Inglaterra del Norte, quienes no pudieron mantener perros grandes, y que querían una compañía alegre. Otros reportes dicen que el Yorkshire fue desarrollado para atrapar ratas que infestaron el eje de la mina y como un perro que entrara a la madriguera por tejones y zorros. Aún otra teoría es que los hombres escoceses que trabajaban en los molinos de lana desarrollaron la raza.

El Yorkshire terrier original era más largo que el que conocemos hoy en día. A través de la selección de la raza, el perro fue miniaturizado y llegó a ser un perro que estaba de moda tener. En los Estados Unidos, la raza primero apareció en exhibiciones durante el final de los años 1800. Hoy en día el Yorkshire es primeramente una compañía mimada y de piernas.

Pin
Send
Share
Send
Send