Animales

Cómo cuidar una cobaya?

Pin
Send
Share
Send
Send


¿Cuáles son los cuidados de las cobayas? Si estás pensando en tener una cobaya como mascota, probablemente te estés preguntando qué necesita. ¡Estás de suerte! Wakyma está aquí para ayudarte, además, cuidar a uno de estos pequeños roedores es más fácil de lo que crees.

¡Tener una cobaya es una decisión excelente! Son animales cariñosos, tiernos, calentitos… ¡y muy divertidos! Te regalará montones de momentos especiales. Te contamos lo que necesita de ti a cambio.

Cu > (Foto vía: cobayasyaloloco)

La cobaya es un roedor que, en su estado salvaje, vive en colonias, es lo que se llama un animal gregario: esto significa que es sociable y necesita la compañía de otros para vivir feliz. Por eso, si estás pensando en tener cobayas, te recomendamos que sea más de una, dos está bien, mejor si son dos hembras: evitarás que se apareen y también las típicas riñas territoriales entre machos.

Si no puedes o no quieres tener más de una, tampoco pasa nada. Pero asegúrate de darle tú la compañía, juegos y cariño que necesita. Si no, acabará triste y sintiéndose muy sola.

La alimentación de las cobayas

Siempre lo decimos: la base de la salud está en la alimentación. Por eso, para conocer bien los cuidados de las cobayas, vamos a hablar de su dieta.

Las cobayas son animales herbívoros 100%, es decir, sólo comen vegetales. La dieta perfecta de una cobaya doméstica consiste en una base de heno, que le aporta fibra, y frutas y verduras variadas, que completan sus necesidades aportando vitaminas y minerales.

La vitamina C es esencial para el correcto desarrollo de las cobayas, por lo que es apropiado elegir las frutas y verduras que más aporte tengan de esta vitamina: kiwis, fresas, cítricos, pimiento rojo crudo, espinacas, coles, tomates, apio, calabacín, plátano, melocotón… Lo mejor es que observes cuáles son los que más le gustan y te vayas adaptando.

Otra opción, en lugar de darle heno y completarlo con frutas y verduras, es darle pienso ya preparado para cobayas. Este ya contiene toda la vitamina C que necesitan y no hace falta complementarlo. ¡Aunque puedes darle vegetales igualmente como premio de vez en cuando!

El espacio de la cobaya: cómo preparar la jaula

Las cobayas son animales pequeñitos, pero esto no significa que no necesiten un espacio amplio (en proporción a su tamaño, claro). Lo importante es que tengan espacio suficiente para moverse con libertad y jugar sin agobiarse. Por lo general, una jaula de medidas 60 x 3o x 40 cm es suficiente. También, por supuesto, depende de si vas a tener una sola cobaya o varias.

La comodidad en la jaula es otro aspecto fundamental de los cuidados de las cobayas. Ten en cuenta que ahí es donde van a pasar la mayor parte del tiempo, es su “habitación”.

¿Qué es necesario poner en su jaula? Por un lado, por supuesto, deberá tener sus cuencos con comida y agua. Y por otro, la zona de dormir, una casetita. A modo de suelo, cubre todo el fondo con virutas de madera.

Las cobayas son muy sensibles al frío, por lo que la jaula debe estar dentro de casa. Lo ideal es un lugar con una temperatura entre 18 y 24 grados, alejado de corrientes y donde no dé el sol directamente.

Cambia su agua de beber cada día y limpia la jaula una vez a la semana. Se recomienda que se haga una limpieza y desinfección profunda de la jaula una vez al mes aproximadamente.

Cu > (Foto vía: todosobrelascobayas)

La salud de las cobayas, siempre que se cuide su alimentación y entorno, suele ser muy buena. Sí que conviene prestar atención a los parásitos, ya que son propensas a infecciones.

Entre los cuidados de las cobayas respecto a su salud destaca la necesidad de realizar ejercicio. Si no lo hace regularmente, corre gran riesgo de tener sobrepeso. Lo mejor es ponerle una serie de recorridos que pueda realizar en su jaula. Por otro lado, es conveniente sacarla de la jaula al menos una vez al día y dejarla correr y jugar por casa, pero siempre bajo vigilancia.

También es necesario bañar de vez en cuando a la cobaya y cepillar su pelo a menudo para eliminar pelos muertos y enredos. Si no tienen una higiene adecuada, pueden oler un poquito.

¿Cómo puedo saber si mi cobaya está enferma?

Lo más probable es que si sigues nuestros consejos sobre los cuidados de las cobayas, tu pequeña se mantenga sana, pero puede ocurrir que se ponga enferma. ¿Cómo saber si tu cobaya se encuentra mal? Generalmente, cuando están enfermas suelen irse a refugiar a un rincón y se muestran tristes y apagadas. Si esto ocurre, no dudes en acudir a un veterinario, mucho mejor si es especialista en este tipo de animales. Y si tu mascota tiene una herida, siempre que sea leve puedes curarla con betadine. Si es grave, también será necesario ir a una clínica.

Uno de los problemas más habituales que afectan a las cobayas es el estrés, especialmente cuando llega nueva al hogar. Para hacerle el período de adaptación lo más llevadero posible, te recomendamos que le busques un ambiente tranquilo y evitar las situaciones que fomenten el estrés. Además, recuerda tenerla siempre bien alimentada.

Cuidados generales de la cobaya

Una de tus principales objetivos cuando adquieras una cobaya será que es acostumbre a ti y que puedas cogerla sin que se altere o quiera marchar. Las cobayas son animales asustadizos por naturaleza, y si no consigues el nivel de confianza suficiente entre tu y ella, siempre que quieras cogerla intentará salir corriendo o se esconderá en su caseta. Puedes conseguir ganarte su confiana ofreciendo con la mano, de tanto en tanto, alguna golosina. Cuando veas que la cobaya está tranquila a tu lado, puedes cogerla cuidadosamente, siempre de uno en uno, colocando una mano en la parte inferior y la otra sobre su espalda. Ten en cuenta que la cobaya es un animal frágil que podría resultar dañada si aplicas demasiada presión o si, al asustarse, hace violentos movimientos y se queda enganchada en algún sitio o cae.

Una parte importante al cuidar una cobaya es darle espacio suficiente a diario para que pueda hacer ejercicio. Las cobayas disfrutarán explorando y corriendo por un área suficientemente grande y cerrada o en una pequeña habitación. Esta actividad diaria es necesaria para que la cobaya se mantenga sana y en forma. Siempre que tengas a tu cobaya fuera del espacio habilitado coom vivienda, deberás comprobar cuidadosamente la habitación y retirar cualquier peligro que pueda haber a su alcance. Una cobaya puede encontrar fácilmente una gran cantidad de peligros en una casa cualquiera, los más comunes son:

  • Las cobayas son roedores y como tales, les encanta morder cosas. Asegúrate de que todos los cables eléctricos y enchufes están fuera de su alcance. Si tu cobaya decide roer un cable enchufado puede acabar electrocutada.
  • Recoge cualquier objeto que pueda envenenar a tu cobaya al morderlo o chuparlo. Entre los productos más peligrosos se encuentran insecticidas, raticidas y/o productos de limpieza.
  • Algunas plantas comunes como el aloe vera, azalea o geranios entre otros son bocados apetitosos para una cobaya pero letales para su metabolismo. Asegurate de que las plantas que tienes en casa no son peligrosas para ella. Al final de este artículo podrás encontrar la lista de plantas comunes peligrosas para las cobayas.
  • Debes caminar siempre con cuatro ojos para evitar pisar a tu cobaya por descuido.

Aseos de una cobaya

La mayoría de cobayas requieren de pocos cuidados en su aseo, pero es importante que no descuides esos pocos requisitos. Las cobayas no son capaces de expulsar los pelos que pueden tragar, por ese motivo, es recomendable eliminar los pelos que se vaya soltando del pelaje de tu cobaya cuando los detectes al acariciarla. Puedes cepillar a tu cobaya con un cepillo de cerdas suaves o para bebes periódicamente. En las razas de pelo largo, como la cobaya peruana, deberás cepillar a tu cobaya más a menudo y elimines los enredos que se puedan formar.

Las cobayas son animales limpios que se preocupan concienzudamente de su propio aseo personal. En general, no es recomendable bañar a una cobaya con agua de manera periodica, sin embargo, puede que tu cobaya se manche en alguna ocasión y debas lavarla. Si te encuentras en la necesidad de bañar a tu cobaya deberás seguir estos pasos:

  • Llenar un recipiente no muy profundo con agua templada. La temperatura ideal será una temperatura templada que sea cómoda para tu mano.
  • Remoja cuidadosamente tu cobaya en ese agua.
  • Frota suavemente tu cobaya con un champú suave para mascotas teniendo cuidado de las zonas sensibles como los ojos. Puedes preguntar a tu veterinario sobre los jabones aptos para tu cobaya.
  • Enjuaga con abundante agua tibia.
  • Seca tu cobaya con una toalla tibia y manténla ahí hasta que su piel se haya secado completamente. De esa manera prevendrás escalofríos.

Cuando están en su hábitat salvaje, las cobayas van desgastando sus uñas de manera natural al escarbar y caminar por la tierra, sin embargo, en nuestro hogar no tienen esa necesidad de escarbar por tanto, las uñas pueden crecer demasiado e incluso llegar a doblarse y provocar malformaciones y dolores en el animal. Deberás cortar las uñas de tu cobaya aproximadamente una vez al mes utilizando unas tijeras de uñas para pequeñas mascotas que encontrarás en tu tienda de animales. Intenta no cortar demasiado, ya que por la parte superior de las uñas pasan unas pequeñas venas. Si cortas de más, verás que la uña empieza a sangrar, no te preocupes, aunque es muy escandaloso no es peligroso. Cura con un poco de agua oxigenada y cubre con un trapo hasta que la hemorragia se detenga. Si ves que tu cobaya se pone muy nerviosa al cortarle las uñas, puedes optar por darle algo de comida para distraerla mientras tu utilizas el corta uñas.

Las cobayas necesitan un mínimo de un metro cuadrados de superficie en sus jaulas para un ejemplar, evidentemente, si tienes más de una cobaya necesitarás más espacio para ellas, sino se podrían avivar sus instintos territoriales. Las cobayas son animales muy sociables que se sentirán más felices si viven junto a otras cobayas. El suelo de su hábitat debe ser sólido, ya que las jaulas con barrotes en su parte inferior pueden dañar sus patas o hacerlas demasiado incómodas para ellas.

Si quieres, en lugar de una jaula de barrotes, puedes optar por crear tu mismo el hábitat utilizando madera prensada para hacer un cajón suficientemente amplio para el número de cobayas que tengas. Tiene el inconveniente de que es más complicado de mover que una jaula, pero tu cobaya estará más feliz al poder darle el tamaño que quieras. Incluso, si tienes suficiente habilidad, puedes hacer una hábitat original y personalizado que se integre con la decoración de tu hogar.

Cuando las cobayas se asustan o quieren descansar, buscarán un lugar en el que refugiarse, por ese motivo debes colocar algún sitio cerrado en su hábitat para que ellas puedan utilizarlo de hogar. En tu tienda de mascotas podrás encontrar tubos de plástico, cajas de madera y casas de heno tejidas especiales para mascotas, pero si quieres, puedes crear un refugio para ellas utilizando una caja de cartón con un agujero que servirá de entrada. Pero ya sabes que las cobayas son roedores, y como tales, disfrutaran mordiendo el cartón, así que es posible que debas sustituirla con regularidad.

Necesitarás cubrir el suelo del hábitat de tu cobaya con algún material blando, por ejemplo, puedes utilizar tela o tiras de papel, pero debe ser fácil de limpiar o desechable ya que se debe cambiar una vez por semana como mínimo. Evita utilizar virutas de madera, en especial el cedro, ya que contienen fenoles que pueden ser perjudiciales para la salud de tu cobaya. Para mantener una higiene adecuada para tu cobaya, deberás retirar los excrementos, orina y restos de comida de la jaula todos los días y realizar una limpieza completa de su hábitat una vez a la semana retirando la ropa sucia y fregando el suelo con agua tibia y un jabón neutro que aclararás perfectamente. Deja secar bien antes de colocar la ropa de cama nueva.

Las cobayas son muy sensibles a las temperaturas demasiado frías o cálidas. Asegúrate de que el hábitat de tu cobaya mantiene una temperatura temperada durante todo el año, en general, una temperatura en la que tu estés cómodo, será una temperatura adecuada para tu cobaya. Si en invierno el clima es demasiado frío, deberás cubrir su hábitat con una manta para que retenga el calor.

¿Qué más necesita mi cobaya?

Como hemos dicho anteriormente, las cobayas son roedores que disfrutan mordiendo cualquier cosa que se ponga a su alcance. Roer es parte natural del comportamiento de tu cobaya y no podrás evitar que lo haga, de hecho, es necesario que lo haga para mantener sus dientes sanos y afilados. Aunque no podrás evitar este proceso, sí que puedes reconducirlo para que no estropee tus muebles más preciados cuando está en libertad por casa.

Colocar bloques de madera sin tratar o trozos de cartón grueso en su hábitat mantendrá a las cobayas activas y divertidas. Pelotas y aros de madera de sauce les encantan a la mayoría de cobayas y puedes adquirirlos en tu tienda de mascotas o por internet. También puedes utilizar los rollos de las servilletas de papel o de papel higiénico y otros materiales de cartón masticable que pueden ser lanzados a la basura una vez que han cumplido su propósito. Evita objetos con bordes afilados, con piezas que se puedan desprender o goma suave que las cobayas pueden desprender y tragar.

Alimentación de la cobaya

La alimentación de tu cobaya es uno de los puntos en el que deberás poner más atención al cuidar una cobaya. Es importante que su dieta sea equilibrada y especialmente adaptada para estos roedores si quieres que crezcan sanos y fuertes. La dieta de la cobaya es muy similar a la dieta de otros roedores como el conejo y tiene que estar formada por:

  • 70% Heno y hierbas.
  • 25% Verduras.
  • 5% o menos de pienso.

El pienso para cobayas que podrás encontrar en las tiendas suele ser demasiado rico en grasas y no es recomendable que forme la base alimenticia de tu cobaya, a pesar de que los vendedores de comida para animales asegurarán que es lo mejor que puedes darle a tu animal si quieres que crezca sano. Además de estas proporciones básicas, debes saber que las cobayas necesitan Vitamina C, sin embargo, no la sintetizan de manera natural, así que deberás aportarle verduras ricas en Vitamina C de manera regular. La fruta es buena para tu cobaya, pero al ser un alimento con alto contenido de azucares deberás utilizarla sólo a modo de premio o golosina de manera esporádica, pero nunca como base de su alimentación.

Asegúrate de que tus cobayas tienen siempre acceso libre e ilimitado a un deposito de heno y agua. Con el heno cubriremos las necesidades de fibra que el animal requiere para digerir el resto de alimentos sin dificultad. El heno, además, es un alimento bajo en calorías que evitará que nuestra mascota esté sobre alimentada. Las cobayas necesitan comer algo cada 4 horas aproximadamente, por tanto, con el acceso libre al heno conseguiremos cubrir esa demanda de alimento sin perjudicar a su salud. Es importante diferenciar el heno de la alfalfa, ya que, mientras que el heno es bueno para la salud de tu cobaya, la alfalfa es un alimento demasiado rico en calcio, proteínas y calorías y se debe suministrar únicamente a cobayas en crecimiento o embarazadas.

Como verduras, puedes optar por ofrecer algo de pimiento (que contiene vitamina C) junto con una mezcla de verduras de hoja verde como lechuga, escarola, canónigos, col rizada, rúcula o diente de león. Ten en cuenta que es tan malo tener un déficit de estas verduras como un exceso de ellas. Por último, puedes ofrecer de tanto en tanto algo de zanahoria o frutas, pero, al ser alimentos ricos en azucares, no debes abusar de ellos y aportarlos únicamente a modo de premio de manera esporádica.

El agua se debe cambiar a diario y tu cobaya debe tener acceso a demanda de agua a temperatura ambiente. Puedes utilizar una botella con dispensador para cobayas y evitar los recipientes que pueda volcar o en los que pueda subirse y mojarse, además de ensuciar el agua.

¿Qué alimentos debo evitar?

Si queires cuidar a tu cobaya convenientemente, existen algunos alimentos que deberás evitar ya que, al disponer de un sistema digestivo tan sensible, podrían dificultar su digestión o incluso dañar su metabolismo.

Los alimentos que debes evitar son:

  • Lechuga iceberg
  • Tomates
  • Repollo o col
  • Maíz
  • Frijoles
  • Guisantes
  • Patata
  • Remolacha
  • Cebolla
  • Ruibarbo
  • Bambú
  • Semillas y granos

Por descontado, quedan totalmente prohibidos alimentos dulces para humanos como chocolate o caramelo y, en general, la mayoría de los alimentos de consumo humano no son aptos para el metabolismo de tu cobaya. Si no está seguro acerca de un determinado alimento, pregunta a tu veterinario antes de ofrecérselo a tu cobaya.

Lista de plantas tóxicas para las cobayas

En la siguiente lista podrás encontrar las plantas comunes reconocidas como tóxicas para la cobaya:

  • Acebo
  • Alegría
  • Aloe vera
  • Amaranta
  • Amaryllis
  • Anthurium
  • Ave del paraíso
  • Azalea
  • Begonia
  • Boj
  • Bulbos
  • Cactus
  • Cala
  • Caléndula
  • Cheflera
  • Ciclamen
  • Clavel
  • Crisantemo
  • Croton
  • Dieffenbachia
  • Difenbaquia
  • Dracaena
  • Esparreguera
  • Ficus
  • Ficus
  • Filodendro
  • Geranio
  • Gladiolo
  • Helecho
  • Hiedra
  • Jacinto
  • Lirio
  • Lobelia
  • Margarita
  • Múerdago
  • Narciso
  • Orquídea
  • Poinsettia
  • Potos
  • Primula
  • Redodendro
  • Salvia
  • Vinca
  • Violeta

Cobayas - Cu >

Es probable que, tras adoptar a este roedor, quieras saberlo todo sobre las cobayas, ¿cierto? Ahora que ya conoces un poco cómo es la tenencia de una cobaya mascota debes saber qué necesita para ser feliz. Empezaremos con la jaula, un factor muy importante a la hora de intentar ofrecer los mejores cuidados de la cobaya:

La jaula de la cobaya

¿Qué necesita una cobaya en cuanto a espacio se refiere? De acuerdo con la Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals, las cobayas deben contar con un espacio adecuado, acorde al número de habitantes, estamos hablando de una jaula de mínimo 120 x 60 x 45 cm por individuo. Si tenemos varias cobayas el espacio deberá ser mayor. Dentro de la propia jaula la cobaya debe disponer de una caseta para dormir, virutas de madera (a modo de suelo), un cuenco para la comida y un bebedero o dispensador de agua.

Es importante que coloquemos la jaula en un lugar donde la temperatura oscile entre los 18 ºC y 24 ºC y que preferiblemente siempre tengamos la jaula en el interior, ya que las cobayas son extremadamente sensibles al frío.

El agua deberá ser renovada cada día y se recomienda que la jaula se limpie una vez a la semana y se desinfecte completamente una vez al mes. También debemos asegurarnos que su ambiente esté limpio, evitar las temperaturas extremas así como las corrientes de aire o luz directa del sol. Descubre en ExpertoAnimal cómo preparar la jaula de una cobaya paso a paso.

Cuidados de una cobaya

Es importante que de vez en cuando, y especialmente si está muy sucia, laves a tu cobaya con agua tibia y jabón específico para cobayas. Sécala con una toalla, jamás con el secador de pelo, y asegúrate que durante el baño el ambiente es templado y que termina completamente seca.

Además, en la cobaya de pelo corto y en la cobaya de pelo largo será importante seguir una rutina de cepillado con la ayuda de un cepillo suave y pequeño, eliminando así el pelo muerto y ofreciéndole un brillo extra. En el caso de la cobaya sin pelo deberemos ser mucho más cuidadosos. Aseguraremos una temperatura ambiente de entre 20 ºC y 22 ºC y, a la hora de higienizarla, apostaremos por pasar un paño húmedo, para evitar que se enfríe en exceso.

En la etapa de gestación debemos ofrecer ciertos cuidados a las cobayas embarazadas. Además de aumentar el consumo de agua y alimentos también será básico modificar su ambiente y seguir ciertas precauciones en cuanto a salud se refiere para evitar causar daños a los pequeños no natos.

Para terminar, queremos señalara cobaya necesita ejercitarse a menudo para evitar los problemas que derivan como la obesidad, para ello, puedes proporcionarle una serie de recorridos por los que pueda hacer ejercicio. Si no te es posible, puedes dejarla suelta por casa o el jardín siempre que se encuentre bajo supervisión. Le ofreceremos en la medida de lo posible juguetes y actividades variadas que fomenten la estimulación de su cuerpo y mente.

¿Qué comen las cobayas?

Otro aspecto muy importante de los cuidados de la cobaya es la alimentación, que debe basarse en el consumo de ciertos alimentos. La cobaya es un roedor 100% herbívoro por lo que la alimentación de la cobaya debe estar basada en frutas y verduras. Resulta de gran importancia aportarle forraje en forma de heno, siempre en cantidades ilimitadas, ya que esto va a garantizar un aporte adecuado de fibra, muy importante en este animal.

Con las frutas y verduras será necesario elegir siempre aquellas más ricas envitamina C ya que este nutriente resulta esencial para la cobaya (únicamente puede obtenerlo a través de la alimentación). Si optamos por alimentarla con pienso para cobayas, éste ya contiene los aportes recomendados de vitamina C.

Para una correcta alimentación de la cobaya no olvides seguir estos consejos:

  • Debe disponer siempre de agua fresca y limpia.
  • Debe disponer siempre de heno fresco e ilimitado.
  • Controlaremos las raciones de pienso o pellets, para prevenir la obesidad.
  • Aportaremos diariamente verdura y fruta variada.

¿Qué verduras y frutas pueden comer las cobayas?

Al contener una elevada cantidad de azúcar, la fruta debe considerarse un premio o una ración puntual. Por ello, apostaremos por las verduras. Podemos ofrecerle preparados de ensalada, una ración de verduras variada. Si quieres saber más, no dudes en visitar nuestro post de verduras y frutas recomendadas para cobayas.

Te recomendamos que pruebes distintos alimentos y que investigues cuáles son los que más le gustan. El diente de león, los canónigos, la escarola, la rúcula o los pimientos suelen agradarles especialmente, pero podemos darnos una sorpresa con otros vegetales.

Enfermedades de la cobaya

Para terminar con los cuidados de la cobaya debemos hablar de las enfermedades más que comunes que afectan a la especie. Debemos saber que el estado de salud de una cobaya dependerá directamente de los cuidados ofrecidos, de la medicina preventiva y de la rapidez con la que actuemos a la hora de detectar y tratar cualquier enfermedad que pueda desarrollar. Lo ideal es acudir al veterinario cada 6 o 12 meses para hacer un seguimiento rutinario.

Síntomas de una cobaya enferma

¿Cómo saber si una cobaya está enferma? Debemos saber que las cobayas no muestran signos de dolor o debilidad, por ello, ante la sospecha que algo no marcha bien se debe visitar a un veterinario. Lo primero que podríamos observar es que la cobaya está escondida en un rincón, apática y triste.

Algunos de los síntomas de una cobaya enferma son:

  • Heridas en la piel
  • Heridas en las patas
  • Diarrea
  • Rascado excesivo
  • Presencia de parásitos
  • Pérdida de pelo
  • Sobrepeso
  • No come, no bebe.

Ante esta situación debes explorar a tu cobaya con calma y manipularla para ver si le duele alguna zona concreta del cuerpo. Aunque hablamos de animales dóciles se estresan con facilidad y chillan de forma estridente.

La alimentación es otro factor importante a tener en cuenta. Una cobaya que ha dejado de comer durante 12 horas tiene un mal pronóstico, pero aquellas que han pasado más de 24 horas sin comer se encuentran en estado crítico.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados de la cobaya, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.

Pin
Send
Share
Send
Send