Animales

Cómo evitar que mi perro robe comida

Pin
Send
Share
Send
Send


Algunos canes nunca sienten saciado su apetito: siempre tienen hambre y están ansiosos por recibir más alimento. Es entonces cuando algunos se convierten en perros que roban comida. No permitir al perro la entrada en la cocina, utilizar un "no" para evitar que robe alimentos, concederle premios cuando no hurte comida, respetar su rutina y ofrecerle alimentos caseros son cinco técnicas que disuaden al perro que roba comida y frenan este comportamiento.

Muchos perros ansiosos o aburridos se convierten en ladrones de comida

Hay varios motivos por los que un perro puede apoderarse de alimentos que no están destinados a él. Es posible que un perro glotón se muestre siempre ansioso por recibir más comida y que la hurte de no ser así. Otras veces, la costumbre del animal de hacerse con más alimento es una forma de expresar que se siente solo y de reclamar, en consecuencia, la atención de su dueño.

Estas circunstancias convierten a algunos canes en ladrones de alimentos: hurtan comida de la mesa, se apoderan de las raciones olvidadas por algún miembro de la familia o aprovechan para rebuscar entre los restos de alimentos que acaban en el cubo de la basura orgánica de la cocina.

Esta costumbre, sin embargo, es contraproducente para el can. La sobrealimentación del perro que roba comida puede provocarle, entre otras posibles dolencias, un problema de obesidad. Entre el 20% y el 40% de los canes padece una gordura excesiva que compromete su salud, asegura la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA).

Cinco técnicas sencillas pueden ayudarnos a corregir al can que roba comida.

1. No permitir al perro la entrada en la cocina

Los amantes de los perros ya lo saben: un can es capaz de hacer un sinfín de monerías para lograr lo que quiere. Para una animal simpático obsesionado con los alimentos, una mesa con niños a la hora de la comida es un escenario poco complicado donde cumplir su objetivo.

Para los pequeños de la casa, además, ofrecer al perro parte de su comida puede ser un juego divertido. En otras ocasiones, el can avispado aprovecha un despiste infantil para apoderarse de los alimentos del plato cuando el niño está distraído.

Se debe enseñar al perro desde cachorro a no entrar en sitios con alimentos, como la cocina

"El perro, por su naturaleza, intenta coger la comida que queda a su alcance. Por ese motivo, debemos enseñarle desde cachorro a respetar ciertos sitios donde no debe acceder, entre ellos la cocina", explica la experta en comportamiento del perro Rosana Álvarez Bueno, coautora de la guía científica 'Manual de etología canina'. Entre los sitios "prohibidos" para nuestro amigo peludo figuran los alrededores de la mesa donde come la familia.

Poder entrar a lugares con alimentos no destinados para el perro favorece que el animal sienta impulso por "lamer los platos sucios, recoger restos de comida que se nos caen, e incluso, alcanzar restos que dejamos olvidados", afirma Álvarez Bueno. Este tipo de descuidos propician que nuestro can desarrolle las conductas típicas de un perro ladrón de alimentos.

Una buena opción para evitar que la comida de la familia (o sus restos) acabe en poder del perro es alejarle de la mesa a la hora de la comida. "Mientras nosotros comemos, podemos colocar su cama alejada de la zona y colocarle allí el cuenco, con su propio alimento", señala la etóloga canina. Esto rebajará el nivel de ansiedad de nuestro amigo de cuatro patas y evitará que se convierta en un perro que roba comida.

2. Un "no" para evitar que el can robe alimentos

El perro ladrón de comida debe entender que su cuenco es el único lugar donde encontrará su alimento. Esto explica la importancia que tiene no entregarle raciones comestibles fuera de este recipiente. "Y jamás debemos ofrecerle alimentos cuando estemos sentados a la mesa", apunta Álvarez Bueno.

Pronunciar la palabra "no" de forma clara y contundente, nunca agresiva, es eficaz para disuadir al perro de que se apodere de alimentos que no están en su cuenco y, por lo tanto, no destinados a él. Extremar la vigilancia cuando él no sea consciente de que se le observa ayuda a corregir esta mala conducta. Hay que articular un "no" firme cada vez que trate de apoderarse de un alimento que no esté en su recipiente.

3. Premios cuando el perro no hurta com >

Un "no" al perro debe complementarse con un premio cuando se comporte del modo adecuado

Sin embargo, cada "no" debe acompañarse por un refuerzo positivo. "Detrás de un 'no' siempre debe haber un 'muy bien' ", advierte la experta en comportamiento canino. "Un perro no entenderá por qué se le prohíbe hacer algo si después no le indicamos qué es lo que está bien que haga". Por ello, una vez que el animal abandone el alimento que pensaba robar, conviene ofrecerle comida de nuestra mano "y acompañar el gesto con una clave, para que el can entienda que eso es lo correcto".

Los paseos al aire libre son otra situación de riesgo para un perro que roba alimentos, ya que no es extraño que en verano el animal encuentre restos comestibles en la vía pública o alrededor de las terrazas de locales de comida. "En esas ocasiones, también ayuda que el perro se alimente antes de salir a la calle, ya que evita que el animal hambriento se abalance sobre cualquier resto que halle en la vía pública", añade el nutricionista canino Carlos Alberto Gutiérrez, autor del blog nutricionista de perros.

4. La rutina ayuda a que el perro deje de robar alimentos

Respetar el horario de las comidas del perro, así como su rutina de salidas, favorece que el animal recobre la serenidad y abandone el hábito de buscar alimentos a su alcance. "Cuanto más marcadas estén las rutinas del perro, más las respetará y, por lo tanto, menos buscará alimentarse fuera de sus horarios habituales", afirma Rosana Álvarez Bueno. Es importante, no obstante, que los horarios los respete toda la familia, para no despistar a nuestro amigo.

A menudo, el aburrimiento explica el comportamiento que caracteriza a los cacos caninos de comida. Para un can al que apenas se le ofrecen actividades divertidas, robar alimentos descuidados puede acabar por convertirse en una excitante propuesta de ocio.

Incluir los juego de rastreo en las caminatas al aire libre con nuestro amigo, ofrecerle juguetes, pasar tiempo de calidad con él, así como proporcionarle muestras de afecto y cariño son formas de reducir su aburrimiento y, por lo tanto, su poco saludable costumbre de robar comida.

5. Usar alimentos caseros para que el perro no robe comida

Una dieta del perro basada de forma exclusiva en bolitas o pienso comercial puede llegar a resultar aburrida para el animal, en opinión del nutricionista canino Carlos Alberto Gutiérrez. El experto en alimentación canina no comparte la opinión de que el perro deba comer solo pienso, aunque este sea de buena calidad. "La primera razón que empuja a un animal a robar comida es que solo consuma alimento procesado", precisa.

Para frenar el robo de alimentos por parte del perro, Gutiérrez recomienda mezclar sus bolitas habituales con alimentos como "huevos revueltos, pollo, e incluso, con sobras nuestras de comida", siempre con cuidado de que la alimentación sea saludable y equilibrada.

"Los nutrientes naturales de la comida casera se metabolizan para crear serotonina, un neurotransmisor relacionado con el control de la ansiedad y la angustia del perro", añade el nutricionista. Un perro que coma alimentos naturales, defiende, será un perro menos nervioso, también cuando pase delante de un plato de comida que no esté destinado para él.

Dale de comer siempre en su bol

Desde el primer día en que llega a casa se tiene que acostumbrar a comer siempre de su bol. Esto significa que no tenemos que darle comida entre horas (a menos que lo estemos adiestrando y utilicemos golosinas para perros claro).

Lo ideal para su salud es que le rellenemos su comedero con comida casera, pues así conseguiremos que tenga un buen crecimiento, un excelente desarrollo y una mejor salud, pero claro, si lo hacemos así nos podemos arriesgar a que un día empiece a robar comida. Por lo tanto, para reducir el riesgo será mejor darle pienso, pero eso sí, no cualquiera, sino uno que no tenga cereales ni subproductos.

Enséñale a estar tranquilo mientras coméis

Cada vez que la familia come el perro tiene que quedarse tranquilo, ya sea en su cama, en el sofá o donde más le guste estar. No tiene que estar cerca de la mesa pidiendo comida, ni la familia tiene que darle comida tampoco.

Lo que se tiene que hacer es enseñarle a estar en su sitio. Lleva tiempo, pero siendo constantes y pacientes se consigue. Tan sólo hay que hacer lo siguiente: antes de comer, hay que llevar al peludo al sitio donde vaya a estar y se le pedirá un ”Quieto”. Le decimos ”muy bien” (con un tono de voz alegre), y nos vamos a la mesa.

Si viene, volveremos a hacer lo mismo. Para que le sea más sencillo, le podemos dar un juguete.

No dejes que robe comida ni la coja de la calle

Si el perro ya ha robado comida del contenedor se puede pulverizar dicho recipiente con repelente para perros con el fin de que pierda el interés por la basura. Estos productos los encontraremos en las tiendas de animales, así como en los centros comerciales.

Por otra parte, si salimos a la calle tenemos que estar observando bien el suelo para poder anticiparnos a la reacción de nuestro amigo. Si vemos algo que podría gustarle, lo rodearemos. Mientras lo hacemos, le mostraremos al can una golosina para perros pero no se la daremos, ésto será cuando finalmente hayamos dejado ese ”alimento” atrás.

Así, poco a poco, dejará de robar comida 🙂 .

Por qué mi perro roba comida

Si tu perro coge comida sin permiso, no es porque lo tengas mal alimentado o porque tenga hambre. Si sabes que tu perro está comiendo la cantidad de comida que necesita, no tienes que preocuparte, no se come tu comida por necesidad nutricional.

Los perros roban comida simplemente porque son glotones, disfrutan comiendo y probando nuevos sabores diferentes al del pienso de todos los días. Un perro puede comer algo que le resulta apetecible sólo porque está a su alcance, aunque en ese momento no tenga hambre. Haz memoria, ¿alguna vez tu perro te ha rechazado u premio? ¿A que no? ¡Incluso se comería todo el paquete de una vez si le dejaras hacerlo!

Además, este mal comportamiento es consecuencia de la extendida costumbre de dar de nuestra comida a nuestras mascotas. Si sólo se acostumbrasen a comer de su pienso, no tendrían tanto interés en nuestra comida. Pero una vez comprueban que sabe mejor y que es más variada… ¡la cosa cambia!

Primera lección… tú comes primero, tu perro después

Si tu perro ya ha adquirido la costumbre de coger comida sin permiso, te costará más corregirlo, pero se puede. Lo primero que debes hacer es que entienda que tú eres el líder de la manada y que no puede hacer lo que quiera si tú no lo apruebas. Empieza por servirle su comida siempre después de haber comido tú. Y por supuesto, nada de echarle de tu comida desde la mesa. Cuanto más lo hagas, más querrá, los perros no entienden el “por una vez no pasa nada”.

¿Cómo hacer que “sepa” que come después de ti? Una forma muy obvia de hacer que lo entienda es servir su comida en su plato pero dejarlo en un lugar donde no alcance. Haz que te vea comer algo y que le das su plato una vez has terminado tu comida. Repitiendo este proceso durante varios días (una o dos semanas), logrará entender que cada uno tiene su momento para comer, y que tú vas primero.

Consejos a poner en práctica si tu perro te roba com > (Foto via: adiestrar-perros)

Nunca dejes tu comida al alcance de tu mascota. Si es posible, es mejor que incluso le impidas la entrada a la cocina cuando estés cocinando y comiendo.

Si su manía es coger cosas de la basura, mejor deja el cubo en un armario cerrado que no pueda abrir. Si aún así lo hace, en las tiendas de animales venden un producto de sabor amargo para corregir este tipo de conductas.

Cada vez que pilles a tu perro robando comida, muéstrale tu descontento con un firme “NO”. Así entenderá que está haciendo algo mal.

No dejes que tu perro busque comida cuando vais de paseo, por ejemplo si se acerca a contenedores.
Si tienes un cachorro, recuerda que estos tienen capacidad de aprender bastante más deprisa que los perros ya adultos, a los que les cuesta cambiar de hábitos. Si evitas acostumbrar a tu cachorro a comer comida de la tuya, evitarás que desarrolle gusto por ella y a largo plazo no tendrás estos problemas de comportamiento. Cuanto más firme seas en este aspecto, mejor será su actitud de adulto.

Sabemos que muchas veces cuesta resistirse a darle trozos de nuestra comida, es muy gracioso ver a un perro comer de lo nuestro. Pero piensa que puede desarrollar costumbres que no te gustan por comer algo que no necesita. ¿Realmente merece la pena?

3. Enséñale a tranquilizarse mientras cenas

Debemos tener mucho cuidado cuando estamos comiendo nosotros, porque un error muy habitual es compartir con él una parte de nuestro menú. Mientras tú estás cenando, no permitas que el perro salte a tus piernas, apoye sus manos en la mesa, ladre… ¡Tampoco te dejes guiar por su tierna expresión!

4. Evita que coma en la calle o de la basura

Robar comida no solo es algo que puede hacer en casa o con lo que ve en la mesa o encimera. Muchos perros olfatean las bolsas de basura o introducen el hocico en un contenedor de la calle. Además de que puede ser peligroso para él si se corta con un vidrio, hay comida podrida o medicamentos, también debes dificultar su conducta en casa.

Esto sucede porque el animal no comprende cuándo está bien robar y cuando no. Para él es lo mismo comer una galleta de tu plato que conseguir un trozo de carne de una bolsa.

Yamila Papa Pintor es una periodista especializada en deportes (Círculo de periodistas deportivos, 2006-2008). Entre los años 2010 y 2011 trabajó como periodista deportiva en “Argentinos Pasión”.

Desde el año 2011 se desempeña en la redacción de artículos sobre distintas temáticas: salud, deportes, viajes, mascotas y recetas de cocina, entre ellas. Además, es locutora de radio y televisión, y una gran entusiasta por la vida natural. Es vegetariana y participante activa de una fundación encargada de plantar árboles en su país de origen, Argentina. En cuanto a idiomas, domina el inglés y el portugués, y tiene un nivel básico de árabe.

Recientemente completó su formación con el curso de: »Introduction to Food and Health» (Universidad de Stanford, 2019)

Puede deberse a distintos motivos, y en algunos casos el animal regresa a casa tras varios días de ausencia. En este artículo te daremos valiosos consejos para evitar que tu perro se escape. ¿Cuál es el motivo de que mi…

Está nublado, llueve, hay truenos o nieva… ¡Y tu perro se niega a salir a pasear! Por supuesto, no puedes permitir que se quede tantas horas sin hacer sus necesidades, pero parece que nada hará que se mueva de su…

Recientemente, muchos dueños de mascotas han escuchado que los investigadores determinaron que es mejor no abrazar a tu mascota. Si bien puede ser cierto que a algunos perros no les gusta que los abracen, siempre es importante leer el lenguaje…

Un minino doméstico no pierde su instinto ni las costumbres heredadas de sus antepasados salvajes. Y es por eso que, entre muchas otras cosas, necesita rascar sus uñas, no solo para afilarlas y renovarlas, sino para marcar territorio. Para ello…

La etología consiste en un área específica dentro de la biología conductal que se dedica a estudiar el comportamiento de los animales. En una consulta etológica, el etólogo deberá conocer el estado de salud, el comportamiento habitual, el estilo de vida…

Los perros con sordera son más comunes de lo que pensamos. No obstante, fuera del defecto físico obvio, los perros sordos son animales normales. La pérdida de la audición en los perros, tanto como en los humanos, puede resultar en…

Pin
Send
Share
Send
Send