Animales

Cómo se contagia el herpes zóster?

Pin
Send
Share
Send
Send


Son muchas las enfermedades que sufren los perros muy parec /> Es vedad que son muchas las enfermedades que padecen los animales y que son muy parecidas a las que también pueden presentar los humanos. Hemos visto perros y gatos padecer de diabetes, de infecciones e inflamaciones en distintas partes del cuerpo, tienen neumonía, les aperecen tumores cancerígenos, y muchas otras cosas más.

Incluso las medicnas y los tratamientos que se les recomienda, son similares.

Pero a veces sulen confundirse algunos signos y síntomas de determinadas condiciones como ocurre con las enfermedades eruptivas, como varicela o rubeola.

Ha pasado que muchos amos han creído que sus perros tienen varicela debido a ciertas erupciones que han encontrado en la piel de la mascota. Pero luego de llevarlos con el veterinario se ha comprobado que no es así.

La varicela es un virus que afecta solo a seres humanos y no a los perros. Pero mucha gente piensa que las erupciones cutáneas que de pronto aparecen, son ronchas propias de la varicela y temen que su mascota haya sido contagiada por algún humano.

Las erupciones que le aparecen en la piel pueden ser debidas a ciertas infecciones de bacterias diferentes a este virus, o también por alguna reacción alérgica. Por eso si se ven manchas raras en la piel de los perros, lo mejor es acudir de inmediato con el especialista para que lo examine y de un diagnostico certero, así como el mejor de los tratamientos, que casi siempre resultan ser cremas o pomadas que acaban con el problema.

Lo mejor para no tener este tipo de inconvenientes es mantener a la mascota en un entorno limpio, sin bacterias y hongos para que este libre de cualquier tipo de contagios. Se ha comprobado que manteniendo limpio al perro y su espacio, es esencial para evitar cualquier contagio o infección.

Además ante cualquier situación distinta que le pudiera afectar, el especialista es la primera persona que debe verlo y revisarlo para estar seguros de lo que pueda tener.

Contacto con las vesículas

Una persona puede contraer el virus de varicela zóster cuando entra en contacto directo con el líquido almacenado en las ampollas de una persona infectada. Esta no es una causa común de contagio. Esto es debido a que las personas tienen el sentido común de no acercarse a las vesículas y menos explotarlas.

Ambos tipos de ampollas pueden causar que una persona sana se contagie. Es decir, las ocasionadas por la varicela o por el herpes zóster . Esta forma de contagio es más común en aquellos individuos que tienen que cuidar de un infante. Cuando el niño de una pareja está contagiado con varicela, ellos no tienen más opción que aplicar los tratamientos aunque no hayan padecido de esta enfermedad.

Contacto con prendas o utensilios

El virus puede presentarse en diferentes fluidos del cuerpo, lo que hace fácil su propagación en la población. La infección por lo general causa en ambas enfermedades ampollas con líquido extremadamente infeccioso. La varicela es conocida por presentar comezón, lo que puede ocasionar que las personas rompan las vesículas con las uñas y propaguen el virus hacia sus prendas de vestir. Por otro lado, el herpes zóster es doloroso, pero las ampollas pueden romperse naturalmente para poder sanar.

Además de presentarse en el líquido de las ampollas, el virus se presenta en fluidos como la saliva. Es recomendable que toda persona infectada no comparta ningún tipo de cubierto o vajilla con alguien sano. Incluso cuando se laven, se tiene que tener cuidado. Lo mejor es que se limpie con agua caliente.

A través del aire

La causa más común para el contagio de varicela zoster es a través del ambiente. Este virus es muy adaptable, lo que lo hace extremadamente contagioso. Una persona saludable con un sistema inmune normal puede contagiarse de varicela si comparte el espacio con alguien infectado. Lo mismo pasa con el herpes zóster. La mejor forma de prevenir esta enfermedad es manteniéndose lejos de la persona enferma. Para los padres con hijos infectados lo más recomendable es que estén vacunados contra ella. Es importante que deje que la persona esté en reposo en una sola área hasta que ya no sea contagiosa.

La mejor forma de prevenir esta enfermedad es vacunándose para no presentarla. Si la enfermedad se presenta de todas maneras será con menos intensidad. Le recordamos a la persona que nos lee que si usted se contagia inicialmente con el virus de varicela zoster,no presentará culebrilla inicialmente . Primero usted debe pasar por la enfermedad de la varicela. Aun así, el herpes zóster no se presenta enseguida, por lo general lo hace cuando una persona pasa de los 50 años o tiene problemas con las defensas.

¿Pueden los perros obtener la varicela?

En resumen, la respuesta es no, los perros no pueden contraer varicela.

La enfermedad solo afecta a los humanos, por lo que no hay preocupación por que su perro se contagie de varicela.

Dicho esto, los perros pueden desarrollar síntomas que parecen muy similares a la varicela. Por lo tanto, aunque los perros no pueden contraer varicela, es importante estar al tanto de cualquier síntoma que pueda desarrollar y buscar ayuda veterinaria cuando sea necesario.

¿Pueden los perros obtener la varicela de los humanos?

La varicela es un virus en el aire que afecta a los humanos. No se considera una enfermedad antroponótica, lo que significa que no pasa de los humanos a los animales.

Por lo tanto, los humanos no pueden transmitir la varicela a los perros ni a ningún otro animal.

Sin embargo, es altamente contagioso para otros humanos, por lo que se recomienda a los niños que tienen varicela que se queden en casa hasta que la enfermedad desaparezca.

Síntomas parecidos a la varicela en perros

Aunque no existe tal cosa como la "varicela del perro", existen varias condiciones diferentes que pueden dar a los perros síntomas similares a la varicela.

Esto es parte de lo que crea confusión y lleva a la gente a preguntarse: ¿pueden los perros contraer varicela? Si observa una erupción similar a la varicela en los perros, puede haber varias razones diferentes.

Es posible que note sarpullidos rojos, ampollas llenas de líquido u otros signos que puedan parecer varicela. Si este es el caso, busque atención veterinaria lo antes posible.

Hay una serie de cosas que pueden causar estos síntomas. El más preocupante es el virus del herpes canino (CHV), que se explica en detalle a continuación.

Otras causas podrían incluir parásitos, como garrapatas y pulgas, alergias o infecciones bacterianas.

Debido a que hay una variedad de posibles causas, es importante buscar ayuda veterinaria si observa síntomas.

Virus del herpes canino (CHV)

El virus del herpes canino, también conocido como "viruela del perro", es quizás lo más cercano a la varicela que ocurre en los perros. Pero, no es una viruela en absoluto. Es causada por el virus del herpes, o CHV.

CHV es una enfermedad de transmisión sexual entre los perros. Afecta principalmente a perras preñadas y sus crías.

Las perras preñadas infectadas con CHV pueden mostrar signos de ampollas e inflamación en la vulva. Muchos pueden no mostrar signos, sin embargo, lo que aumenta el peligro de este virus.

Desafortunadamente, CHV puede ser mortal para los nuevos cachorros. Los cachorros infectados con CHV pueden rehusarse a amamantar, a menudo debilitándose y eventualmente falleciendo. El virus del herpes canino es una de las principales causas de muerte en cachorros de menos de tres semanas de edad.

Los perros adultos también pueden infectarse con CHV, aunque la enfermedad rara vez es mortal para los adultos. El signo más común es una erupción roja en el vientre, lo que lleva a muchos a creer que su perro puede tener varicela.

¿Los perros pueden contraer varicela de otros perros? Una vez más, la varicela en sí no afecta a los perros. Sin embargo, los perros pueden pasar el virus del herpes canino entre sí, lo que a menudo resulta en síntomas parecidos a la viruela.

Diagnóstico

Debido a que estos síntomas similares a la viruela pueden ser causados ​​por varias cosas diferentes, es importante buscar ayuda veterinaria.

Un veterinario con licencia podrá revisar los síntomas de su mascota y realizar algunas pruebas para determinar la causa raíz de cualquier síntoma.

Para ayudar a su veterinario, trate de proporcionar tanta información como sea necesario. Mencione cualquier cambio de comportamiento que haya notado, así como los síntomas físicos.

Opciones de tratamiento

Las opciones de tratamiento presentadas por su veterinario dependerán de la causa principal de los síntomas.

Si se determina que la causa es el virus del herpes canino, las opciones de tratamiento son limitadas. En perros adultos, el virus puede no requerir tratamiento en absoluto. En cachorros, se recomendarán de inmediato medicamentos antivirales y cuidados de apoyo.

Si los síntomas son causados ​​por una reacción alérgica, los síntomas pueden manejarse con medicamentos antihistamínicos, cambios en la dieta y jabones y champús especiales.

En el caso de la irritación causada por parásitos, eliminar los invasores parasitarios ayudará a revertir los síntomas.

Si se determina que los síntomas provienen de una infección bacteriana, se pueden recomendar antibacterianos tópicos.

Como puede ver, las opciones de tratamiento varían significativamente dependiendo de la causa raíz de los síntomas de su perro. Para garantizar que su mascota se mantenga saludable y feliz, es importante buscar atención veterinaria de inmediato.

Varicela y perros: envolviendo

¿Los perros pueden contraer varicela? No, pero pueden contraer la "viruela del perro", también conocida como virus del herpes canino.

¿Los perros pueden contraer varicela de los humanos? No, la varicela humana no es contagiosa para los perros.

¿Qué podría causar una varicela como la erupción en los perros? Podría ser CHV, una infección bacteriana, alergias u otra causa.

¿Qué debo hacer si mi perro muestra síntomas? Debes buscar ayuda veterinaria inmediatamente. Debido a que los síntomas pueden deberse a una serie de problemas diferentes, es importante buscar la ayuda de un veterinario con licencia lo antes posible.

Por todas partes

La primera evidencia física de la viruela son los rastros de la erupción de pústulas en el cuerpo momificado del faraón Ramsés V de Egipto, que murió en 1157 a.C.

Los comerciantes llevaron la enfermedad de Egipto a India durante el primer milenio a.C. Desde allí pasó a arrasar en China en el siglo I d.C. y llegó a Japón en el siglo VI.

Los cruzados que regresaban proporcionaron una manera de que la viruela se extendiera por Europa en los siglos XI y XII.

La viruela fue particularmente exitosa en poblaciones originarias.

Los españoles deben gran parte de su éxito en la conquista en el siglo XVI de los aztecas en México y los incas en Perú a la viruela.

A diferencia de los conquistadores, los indígenas no tenían inmunidad a la enfermedad, nunca antes la habían encontrado y un gran número de ellos perecieron.

Un siglo después, las poblaciones indígenas que vivían más en lo que luego sería Estados Unidos y Canadá sufrieron una devastación similar.

En el siglo XVIII la viruela diezmó a los aborígenes cuando llegó a Australia, la última esquina del mundo que hasta entonces se había escapado de sus estragos.

El método anterior a la vacuna

No sorprende que se hubieran tratado de encontrar maneras de prevenir la enfermedad.

En China crearon un tratamiento conocido como variolización hace unos mil años que luego se extendió hacia occidente llegando a varios países del Medio Oriente y África.

Había varias versiones pero la idea era la misma: darle una dosis del virus a una persona sana con la esperanza de que se enfermara levemente y quedara inmune.

En algunos lugares, le ponían a los sanos ropa de enfermos, impregnada con pus. Otros soplaban por la nariz pedazos de las costras de las pústulas de los enfermos a personas sanas.

En lugares como Turquía, hacían una incisión en la piel de la persona que quería prevenir la enfermedad y le echaban directamente la materia que emanaba de las llagas de los enfermos.

Ese fue el método que aprendió la esposa del embajador de Inglaterra en Constantinopla, Lady Mary Wortley Montague y lo llevó a Reino Unido en 1720. Así se extendió por toda Europa.

Aunquela variolización salvó muchas vidas, el problema era que la persona se podía enfermar gravemente si la pus que inoculaban era de una pústula joven, propagando aún más al enfermedad.

Además, como era de humano a humano, con la variolización se podían transmitir otras enfermedades, como sífilis.

Lo que dijo la ordeñadora

Fue en ese mismo siglo en el que la viruela llegó a Australia y la variolización a Europa que un practicante de medicina en la Inglaterra rural encontró la senda que lo llevaría a la cura para esa enfermedad que mataba más que todo a niños.

Cuando estaba haciendo sus prácticas médicas lejos de su hogar, Edward Jenner (1749-1823) atendió a una chica que lo consultó sobre unos granos que tenía en la piel.

Ella trabajaba como ordeñadora y le dijo casualmente: "Sé que no es viruela pues ya me dio viruela bovina".

Esas pocas palabras hicieron que Jenner recordara que en la región de la que él venía también se decía que quienes contraían viruela bovina al ordeñar vacas quedaban inmunes a la viruela.

La viruela bovina no era grave: nadie moría de eso.

James, Sarah y Blossom

En 1775, Jenner empezó un minucioso estudio sobre la relación entre la viruela bovina y la de humanos. después de experimentar con animales descubrió que si tomaba un extracto de una llaga de viruela bovina y se la inyectaba a un ser humano, esa persona quedaba protegida contra la viruela.

En 1796, inoculó a su primer paciente humano, James Phipps, un niño de 8 años, con materia tomada de la mano de una ordeñadora llamada Sarah Nelmes a quien su vaca Blossom la había contagiado de viruela bovina.

James contrajo viruela bovina.

Unos días después, inoculó al niño con gérmenes de viruela. Como anticipó, el niño no se enfermó de la versión humana de viruela.

La inoculación con el virus de viruela bovina había producido un grado de protección definitivo contra la viruela.

En 1797 presentó el estudio ante la Royal Society describiendo su experimento. Jenner no podía explicar la razón por la que el método era efectivo, pues aún no se podía ver el virus con los microscopios de la época.

La respuesta de los científicos fue que sus ideas eran demasiado revolucionarias y que necesitaba presentar más pruebas.

No hay problema

Impávido, Jenner experimentó con varios otros niños, incluyendo su propio hijo de 11 meses.

En 1798 publicó su investigación en 1798, en la que acuñó eltérmino "vacuna",del latin "vacca" (vaca).

Lo que vino no fue gloria sino burlas.

Sus críticos, especialmente el clérigo, denunciaron que era repugnante e impío inocular a alguien con material de un animal enfermo.

Esta caricatura satírica de 1802 muestra al doctor Edward Jenner en el hospital de St Pancras de Londres e ilustra el miedo y el escepticismo inicial de muchos sobre la perspectiva de ser inoculados con viruela bovina para protegerse de una enfermedad mucho más seria.

No obstante, las ventajas obvias de la vacunación y la protección que proveía ganó la partida y la práctica se generalizó.

Y también sobre eso hubo una caricatura, en la que se ve a Jenner como el "Preservador de la raza humana" y a sus detractores vencidos:

El principio de la vacuna de Jenner es el mismo de hoy en día, aunque el método es más simple y efectivo.

El doctor más famoso del mundo

Jenner escribió un libro sobre su descubrimiento.

Doctores de todo el mundo estaban interesados y Jenner les mandó muestras de la vacuna.

Se volvió tremendamente famoso. Reyes y emperadores le mandaban regalos, el Parlamento británico le dio una suma de dinero para agradecerle por su trabajo.

Aunque se volvió rico, siguió su vida tranquila en la misma casa de siempre en Berkeley y continuó trabajando como médico rural, atendiendo a ricos y pobres.

A los últimos, los vacunaba gratis en una cabaña pequeña que tenía en su jardín. En un sólo día, en 1800, vacunó a casi 200 personas.

Durante la guerra entre Reino Unido y Francia, Jenner le pidió al emperador Napoleón que liberara a algunos prisioneros. y Napoleón lo hizo, diciendo que no le podía negar nada a Jenner.

Era todo un héroe. Cuando murió en 1823, uno de sus amigos dijo que nunca había conocido a "un hombre con un corazón más cálido".

Resulta demasiado evidente para admitir controversia que la aniquilación de la viruela, la peor amenaza mortal para la especie humana, será el resultado final de esta práctica"

La viruela sobrevivió por muchos años después de la muerte de Jenner. La vacuna fue mejorada por científicos como Louis Pasteur. Una campaña mundial de vacunación redujo año tras año los casos hasta que en 1980 la Organización Mundial de la Salud declaró que el mundo estaba libre de viruela.

Pin
Send
Share
Send
Send