Animales

Cómo darte cuenta si tu perro es epiléptico

Pin
Send
Share
Send
Send


La epilepsia es una enfermedad que normalmente es hereditaria que puede impedir que el animal tenga una calidad de vida normal. No se trata de una minusvalía, pero sí que es verdad que hay que tenerlo bien controlado para poder actuar lo más rápido que se pueda en caso de que sufra un ataque epiléptico.

En este artículo te explicamos cómo saber si mi perro tiene epilepsia, y qué hacer si tiene un ataque.

¿Qué causa la epilepsia en perros?

La epilepsia, como decíamos, se considera hereditaria, es decir, que pasa de padres a hijos. Además, hay varias razas que tienen una mayor incidencia, como el Pastor Alemán, el San Bernardo, el Beagle, el Setter Irlandés y el Poodle Francés, pero hay que tener claro que cualquier perro de cualquier raza puede tener este problema.

Si el perro ha ingerido sustancias tóxicas, o si tiene un desbalance metabólico o electrolítico, puede tener convulsiones, pero no se considera epilepsia.

Ataques epilépticos en perros

Cuando un can tiene un ataque de epilepsia lo que le va a ocurrir es lo siguiente:

  1. Va a entrar en una fase que se llama aura, durante la cual se va a sentir muy intranquilo.
  2. Después, va a entrar en la fase llamada ictus, durante la cual va a sufrir las convulsiones. Perderá la consciencia y agitará las extrem >¿Cómo actuar?

Si tu amigo tiene ataques epilépticos, es muy importante que lo tumbes sobre una superficie cómoda (como por ejemplo, un colchón), en una zona donde no pueda hacerse daño. En ningún caso debes intentar sacarle la lengua, ni sujetarle la cabeza, ya que podría ser muy peligroso para él.

Cuando haya finalizado el ataque, hay que dejar que se recupere en un lugar tranquilo. Y, por supuesto, es conveniente acudir al veterinario para que le ponga el tratamiento más adecuado.

La epilepsia en perros es un problema que debe ser atendido por un profesional. No lo dejes pasar.

Suscribite GRATIS y seguí informado.

Recibí todas las mañanas un correo con las noticias destacadas de la jornada.

Cuando el perro sufre un ataque epiléptico los dueños deben mantener la calma, acostar al animal, no intentar sacarle la lengua y esperar hasta que se recupere.(Foto: Monique Wüstenhagen/mag/dpa )

Cómo darte cuenta si tu perro es epiléptico

La enfermedad no es fácil de detectar. Aquí te damos unas pistas pero el veterinario es quien lo diagnosticará.

Los animales pueden sufrir de epilepsia. Incluso es una de las enfermedades más comunes del sistema nervioso central en los perros. Sin embargo, los síntomas no siempre son visibles, sobre todo cuando las convulsiones solo afectan partes individuales del cuerpo y por eso muchas veces los dueños no se dan cuenta de que su mascota está teniendo un ataque epiléptico.

Según la zona afectada, los síntomas varían: pueden ser desde temblores o contracciones musculares en alguna parte del cuerpo hasta convulsiones generalizadas y pérdida de conocimiento.

Por lo general, antes de una convulsión el animal está más inquieto, salivan y salivan y ladran más. El ataque epiléptico comienza de repente con una rigidez de los músculos. Los perros caen al suelo con las patas extendidas y pierden el conocimiento. Los dueños no pueden hacer nada en este momento y mayormente después de dos minutos todo ha terminado.

Cansados y atontados

Después del ataque epiléptico, la mayoría de los perros quedan agotados y mareados, y muchos aún sufren horas después algún déficit neurológico.

Durante las convulsiones los dueños deben mantener la calma, acostar al perro, no intentar sacar su lengua y esperar hasta que se recupere.

Sobre todo los perros que tienen varias convulsiones en un día sufren mucho. Además, estos ataques pueden causar daños cerebrales permanentes.

El diagnóstico preciso

Es importante llevar a la mascota al veterinario. A través de una resonancia magnética o una tomografía computada el especialista puede detectar si por ejemplo la causa de la epilepsia es por un tumor cerebral.

También es posible que el perro sufra de una epilepsia genética, tal como se constató en la raza rhodesian ridgeback. Si bien las epilepsias genéticas no son curables hay remedios que pueden controlar las convulsiones y mitigarlas.

Con una terapia óptima, la mayoría de los perros puede vivir tanto como cualquier otro animal sano. Pero puede demorar varias semanas hasta encontrar la dosis adecuada.

Pin
Send
Share
Send
Send