Animales

Qué hago si mi loro escapa?

Pin
Send
Share
Send
Send


Ya vimos en la entrada “¿Por qué mueren las aves cuando golpean contra una ventana?” que algunas medidas populares como “soplarles la colita” o “hacer ruido para que salgan volando” en nada ayudan al ave que se acaba de golpear, pues aún si sale volando está aturdida y puede ser presa de algún depredador o morir por causa del golpe. Imaginemos que en lugar de un ave, el herido es un ciclista que se golpeó la cabeza fuertemente contra un muro. ¿Quien pensaría en levantarlo, sacudirlo y montarlo en la bicicleta para que se vaya pedaleando? Lo lógico sería dejarle descansar (no en la carretera donde algún carro podría golpearlo), sino en un cuarto de hospital, seguro y cómodo.

Las aves aturdidas después del golpe tienen una mirada característica, con los ojitos entornados. Ellas se encuentran en riesgo, sobretodo por la presencia de depredadores, como gatos, perros y otros animales grandes. Debemos pensar que el ave aturdida no se podrá defender de estos peligros. Para proteger al ave que acaba de golpear contra una ventana: 1) Si no hay gatos, ni perros, ni otros riesgos cercanos. Deje que el ave se recupere por sí misma. Obsérvela durante unos cinco minutos, no trate de hacerla volar, ella debe de salir por su propia cuenta. 2) Tome una caja de cartón cuidando que no haya servido para guardar sustancias químicas peligrosas, ponga algunos periódicos en el fondo de la caja y perfore varios huecos en la caja para que el aire pueda ingresar por ellos.

3) Atrape el ave. Para ello puede utilizar una tela que no sea pesada y lanzarla sobre el ave. Tome el ave con cuidado de que no se escape, sin apretar demasiado para que pueda respirar. Hay que manipularla lo menos posible, pues no queremos que el estrés le afecte aún más. No le dé agua ni comida. 4) Coloque al ave dentro de la caja, si es posible, en posición natural (parada sobre sus patitas, con la cabeza arriba), póngala dentro de la caja y cierre bien para que no se escape. La caja se debe de poner en un sitio seguro de peligros como gatos, ruidos fuertes, frío o calor. 4) Luego de una hora o más, escuche si el ave se mueve, si es así, tome la caja y llévela afuera (lejos de ventanas y depredadores) y déjela abierta para el ave pueda salir por sus propios medios.

Recuerde que es mejor prevenir que curar, así que si las aves golpean a menudo contra sus ventanas, use algún método efectivo para evitar los choques. Además, los gatos pueden ser un gran peligro para las aves aún cuando estas estén bien, es mejor dejar a estos animalitos dentro de la casa. Si desea conocer más consejos sobre el tema, estos son otros sitios de referencia: Aves en problemas: causas, cuándo y cómo ayudarlas How to help a bird that has collided with a window Wildlife first aid bird hit window Window Collisions Foto del zorzal aturdido: Arnoldo García.

Foto de la tangara sobre la roca: Giovanny Bello.

¿Qué hago si mi loro escapa?

Por Anna Backström.
anna @ lorosfantasticos 1 .org

La pesadilla de cualquier dueño de loros es que nuestra ave salga volando por la ventana y se pierda. Ya sea un accidente, que el ave se asustó o que nos descuidamos por un momento. Recordemos que nuestra ave NO sabe encontrar alimento sola, NO sabe defenderse de depredadores (perros, gatos o ratas) y puede que no esté acostumbrada a volar grandes distancias. Tiene pocas probabilidades de sobrevivir si la dejamos sola en libertad. Además, si es un ave exótica, pueden causar problemas y desequilibrio en el nuevo hábitat donde es liberada.

¿Qué hacer en estos casos? Los primeros minutos son los más importantes para poder rescatar a nuestra ave:

  1. Si la alcanzas a ver salir, llámala (quizá dé vuelta y regrese) y síguela con la vista, para saber la zona donde va a parar.
  2. Avisa a tu familia, que alguien se quede en la ventana y no pierda de vista al ave. Sal con tu celular en mano, su alimento favorito y su jaula (si es muy grande su jaula habitual, lleva su arnés o su transportadora, ojo que la transportadora puede asustarlo si no está acostumbrado a ella, evita sustos). Si tiene un compañero plumífero, sácalo en la jaula para que se llamen entre sí.
  3. Empieza a buscarlo en la zona por donde lo viste por última vez. Llámalo con lo que normalmente le dices en casa. Puedes chiflarle, llamarlo por su nombre o decir una palabra que uses siempre con él, aunque se escuche tonta (con mi loro uso la palabra «rico» y fue con la que lo pude localizar cuando probó la libertad hace unos meses).
  4. ¡Tu ave va a estar muy asustada! Es posible que si la encuentras en ese momento, no se atreva a volar hacia ti, puede estar paralizada de miedo.
  5. Si la ubicas, habla a casa para que vengan a ayudarte donde estás, quizá necesiten una escalera para alcanzarlo. Que otra persona de casa no pierda de vista al ave una vez hallada y vigile que no vuelve a otro lado, mientras tú o la persona con la que tiene el lazo afectivo más fuerte, se acerque al lorito. Puede ser que llegue a la ventana de otra casa o departamento, toca para pedir que te abran y pases por tu ave, en especial si está muy alto. Muévete MUY lento cuando estés con ella, puede asustarse de nuevo y volar. Quizá puedas llamar a los bomberos para ayudarte en caso de que esté en un árbol muy alto, vas a tener que ser tú quién suba por tu ave, un desconocido lo puede asustar y puede volver a volar, hasta más lejos.
  6. Si tu ave no está acostumbrada a ser manipulada y ya la ubicaste, puedes intentar echarle una sábana encima y así atraparlo y regresarlo a su jaula. Otra opción es ser muy paciente, ponerle su jaula cerca con la puerta abierta y un botecito con su comida preferida y esperar a que entre solo a su jaula.
  7. Si se pierde al anochecer, no tiene caso que lo busques a oscuras, puedes lesionarte y él estará petrificado. Lo ideal es que salgas a buscarlo nuevamente al momento que empieza a clarear el día en la madrugada. Prepara a su pareja en una jaula pequeña para salir a buscarlo, si la tiene, prepara celular, premios y todo lo anterior nuevamente. También puedes poner una grabación de loros de la misma especie a buen volumen, para que la escuche y los busque. ¡Tendrá hambre! Lleva comida para él.
  8. Si no lo encuentras, y lo buscaste en toda el área cercana, necesitarás diseñar e imprimir un cartel de búsqueda, ofrece recompensa si puedes, aumenta la posibilidad de que te lo regresen. El letrero debe de tener:
    • Las palabras SE BUSCA, en grande
    • La foto más clara que tengas de tu mascota, en grande
    • Más abajo, puedes poner la palabra $ recompensa $ con signos de dinero, para llamar la atención, si vas a dar recompensa.
    • Abajo y ya con letra más pequeña puedes poner el nombre de tu mascota, si necesita tratamiento médico, el lugar, fecha y hora en que escapó y muy importante, un correo y un teléfono celular de contacto. No pongas más datos personales, para evitar fraudes o acosos.
  9. Pasa por debajo de todas las puertas o buzones de correo de tu colonia el letrero. Pégalo en postes. También puedes compartirlo en internet, busca grupos de animaleros o loros y pídeles ayuda para comprartir. Que todo el mundo sepa que es tu loro y que se te perdió. En este sitio lo podemos compartir en las páginas de Facebook de Loros Fantásticos y en Perikeichos, envíalo para que lo compartamos.
  10. No te dejes llevar por llamadas donde te dicen que lo tienen, pero están ya en otro estado y te lo mandan por paquetería o extorsiones. Muy atento, no des recompensa hasta no ver a tu loro sano y salvo. Así como hay mucha gente buena que te ayudará, hay gente con malas intenciones que sólo querrá aprovecharse de tu desesperación.
  11. No pierdas la esperanza, siguelo buscando, toca a tus vecinos y enséñales la foto de tu ave, síguelo buscando, síguelo buscando y síguelo buscando…

Para evitar esta situación, mantén a tu ave en su jaula (cuadrada, amplia y pintada con pintura horneada o de acero inoxidable) cuando no estés en casa o no puedas estar al pendiente. Mantén ventanas cerradas y cuida cuando abras la puerta en caso de que esté suelto en casa. También puedes enseñar a tu ave a volar y a regresar a ti cuando lo llamas.

Para entrenarlo a venir a ti, puedes seguir el entrenamiento recomendado por Parrot Wizard en YouTube y comprar un arnés especial para loros y entrenar a tu loro a usarlo, así reconocerá los alrededores de tu casa y podrá regresar solo a ti cuando lo llames. Recuerda seguir todas las instrucciones para presentarle el nuevo arnés a tu ave. Si le da miedo al inicio, quizá nunca se lo puedas poner, mejor presentarlo lentamente para que ame salir con su arnés.

Nosotros no recomendamos que le cortes sus alas, pues una caída puede causar que se le rompa la quilla. Si haz decidido hacer el recorte de alas, que lo haga un veterinario especializado en aves, para que lo haga de tal forma que tu loro pueda planear y no caiga tan duro como para hacerse daño.

Procrear para lucrar

Así­ como hay criaderos de cachorros, también hay fabricas de aves, en las que los encargados de hacerlas reproducir almacenan cientos de miles de ellas para que puedan producir sus crí­as.

Como un reproductor, un ave es una pieza más en el negocio, que junto a su pareja es raro que salgan de su habitáculo, en el cual se espera que se reproduzcan. No es imprescindible que estas aves estén contenidas en condiciones higiénicas y sanas, o sean alimentadas con comida de buena calidad para que produzcan los huevos, tí­picamente los huevos se incuban artificialmente y los bebes son alimentados por los trabajadores, con fórmulas especiales. El hecho de que le quiten el huevo a la hembra, es una señal para que ésta produzca otro, y otro y otro. eventualmente arruinando su salud.

Aún en empresas que no son tan prósperas, la mayorí­a de las aves viven toda su vida en pequeñas jaulas, rodadas de tenebrosos sonidos de muchas otras aves que no les son familiares. Un ave que no puede elegir su propia pareja puede deprimirse, especialmente si se la separa de su pareja anterior. Las aves en cautiverio son en general forzadas a reproducirse con más de una pareja y como la mayorí­a de sus habitáculos no tiene salidas de escape, las hembras que se rehúsan a los avances sexuales pueden terminar gravemente lastimadas y hasta muertas por los machos frustrados.

Esclavizadas y estresadas

No existe tal cosa como un ave. Todas las aves en cautiverio fueron o capturadas o criadas en cautiverio. Ningún ave nació para vivir enjaulada.

En su estado salvaje, estos hermosos seres nunca se encuentran solos, y aunque estuvieran separados por un breve momento, llaman desesperadamente a sus compañeros de grupo. Se orientan en bandadas, vuelan y juegan juntos, y comparten tareas de incubación. Muchas especies de aves se aparean de por vida y comparten tareas en el cuidado de sus hijos. Muchas aves no aceptan una segunda pareja cuando pierden la primera.

Las aves que fueron criadas por el ser humano o las capturadas en su ámbito salvaje en general se vuelven neuróticas, arrancándose sus propias plumas o auto-mutilándose inclusive, a veces, hasta la muerte. Cuando son criadas, muchas especias se arrancan naturalmente sus plumas para preparar su nido y su lugar para empollar, pero cuando los humanos interfieren con este comportamiento natural y rompen sus ciclos biológicos e instintivos aprisionándolos, este acto de quitado de plumas se transforma en una compulsión destructiva.

El estrés es una experiencia diaria para aves en cautiverio. Las criadas por los hombres ansí­an cariño y compañí­a, y algunas veces no les gusta perder sus compañeros humanos de vista. No entienden el hecho de la separación temporales como por ejemplo en el momento de irse al trabajo, o peor, en vacaciones. Las aves sufren y hasta pueden morir de un corazón roto.

Las aves que son importadas de un ámbito salvajes en general se asustan o alarman fácilmente. Una persona mordida por un ave puede no querer acercarse a ella nunca más, condenándola a vivir encerrada en su jaula por el resto de sus dí­as.

Las aves necesitan de otras aves

Si tú u otra persona que conozcas ya tienen algún ave y no pueden proveerle un compañero y espacio para volar, por favor consideren lo siguiente:
Traten de averiguar si hay algún santuario o un amplio aviario (si es al aire libre, que sea de clima templado) para poder soltar al ave. Lo ideal seria juntarlas con miembros de su misma especie. También se deben tener en cuenta el clima, su reproducción, la oportunidad de privacidad, y otros factores cruciales.

La reproducción deberí­a ser permitida, pero no deberí­an vaciar los huevos drenando su contenido a través de pequeños agujeros, ni creando habitáculos para empollar. Ninguna solución es ideal, pero estas aves no están viviendo en condiciones naturales, y serí­a inhumano permitir que más de ellas nazcan y se crí­en en cautiverio.

De no encontrar un santuario de buena reputación, puedes donar el ave a alguien que ya tenga otro animal de su misma especie, permitiéndoles vivir en una situación de vuelo libre, y nunca se separaran una vez unidos.

Si deseas quedarte con tu ave, consí­guele un compañero de su misma especie, pero NUNCA lo compres de una tienda para mascotas o de un reproductor. Frecuentemente las personas no quieren tener otra ave porque tienen miedo de que la primera no le preste tanta atención como antes. Este podrí­a ser el caso, pero aislar al animal por esta razón es extremadamente egoí­sta. Si el ave le presta menos atención a su amigo humano, eso prueba cuánto ansiaba por compañí­a de su misma especie. Hazlo! Revisa refugios, sociedades humanas, grupos dedicados a los derechos de los animales, o diarios, las aves en general outlive a sus compañeros humanos.

No debes poner a un ave grande en el mismo espacio que a un pájaro más pequeño, pues podrí­a ser terrorí­fico para éste. Además, las especies de diferentes continentes pueden no congeniar nunca, y se pueden transmitir enfermedades de las cuales no tienen protección inmunitaria.

Antes de juntar un nuevo animal con otras aves, es conveniente que sea examinado previamente con un veterinario especializado en aves. Si el nuevo huésped esta en buenas condiciones, primero ponlo en su jaula en el mismo sector en el que están los demás, y observa su comportamiento. Si parecen amistosos entre sí­, después de dos dí­as abre la puerta de la jaula del nuevo integrante del grupo, que saldrá cuando sienta que debe hacerlo. Deja la jaula con la puerta abierta, para que pueda usarla como un lugar seguro, hasta que la abandone completamente.

Lee y aprende todo lo que puedas acerca de los tipos de aves que tienes, incluyendo como viven en su hábitat salvaje.

Deja a tus aves volar libremente por largos perí­odos de tiempo cada dí­a, o que pasen la mayor cantidad de tiempo fuera de sus jaulas. Convierte tu balcón o la galerí­a de tu casa en un aviario, o construye uno con un buen clima interno en el jardí­n de tu hogar, si es posible. De lo contrario, provee a tus aves de un cuarto que no tenga artefactos peligrosos para ellos, como un ventilador. Trata de incluir un gimnasio para aves o un árbol para ejercicios.

Algunas aves se han acostumbrado a buscar la seguridad en jaulas, de noche. Dentro del aviario, provee de una jaula cubierta o algún sector de retiro similar, para que estos seres puedan entrar y salir a gusto.

Venenos y otros peligros

No cortes las plumas de las alas de tus aves. En cambio, deja que disfruten su vuelo.

Elimina los artefactos peligrosos como los ventiladores de techos, jarros de agua, inodoros con la tapa abierta, lugares en los cuales puedan quedarse atorados, cables eléctricos, ventanales de vidrio, espejos, etc.

Los humos emitidos por el teflón cuando esta sobrecalentado y los de los hornos que se auto-lavan son mortales para las aves. No se deben usar nunca en una casa con pájaros.

Los maní­es pueden contener aflatoxina, la cual también es fatal para las aves.

El plomo de los lápices son mortales si son ingeridos.

El chocolate, la palta (aguacate) y el perejil son venenosos para las aves.

Asegúrate de que ninguna planta sea venenosa para las especies de aves que viven en tu hogar.

Usa productos ecológicos, y ningún limpiador fuerte, aerosoles, aromatizantes artificiales ni insecticidas.

En algunos departamentos se demanda la exterminación obligatoria, pero en general se puede negar legalmente por razones de salud.

Comida y agua

Cámbiales el agua dos veces al dí­a.

Pon los recipientes de su comida y agua en lugares lo suficientemente altos para que no se ensucien con sus deposiciones.

Ofréceles variedad de frutas y vegetales, junto con granos, porotos cocidos, y semillas. Las dietéticas y algunas tiendas de mascotas venden mezclas de porotos que se pueden cocinar y congelar para uso posterior. Nunca dejes que la comida quede por mas de algunas horas, pues las aves son muy susceptibles a las infecciones bacterianas. Las aves tienen un metabolismo increí­blemente rápido y no pueden estar sin comida por tiempos muy largos. Además, son muy lentos en probar algo nuevo, una comida se debe ofrecer repetidas veces antes de que la prueben.

No compres alimento u otros objetos de tiendas de mascotas que vendan aves, estarí­as contribuyendo con el comercio de aves. Las comidas frescas las puedes conseguir en supermercados y en dietéticas.

Una dieta basada sólo en semillas son inadecuadas y pueden llevar a una deficiencia de vitaminas y minerales.

Seria ideal que se alimenten de comida orgánica. Los alimentos que se compra generalmente en los mercados no es de temporada, y puede haber sido importada desde otros paí­ses, en los cuales el uso de los pesticidas es muy poco controlado y regulado- o estos alimentos pueden haber estado guardados por un tiempo, sufriendo enceramientos, fumigaciones con múltiples quí­micos para conservarlos en buen estado. Asegúrate de lavar todo lo que compres.

Si el alimento que tus aves quieren no se puede conseguir, plántalo tú mismo. La mayorí­a de los porotos y las semillas se pueden hacer crecer en una casa, y hasta en los balcones se pueden cultivar vegetales y hierbas.

Las aves necesitan la combinación apropiada de vitaminas, minerales, y aminoácidos para seguir sanas. Esto requiere un buen suplemento.

La variedad de alimentos no es adecuada para todas las especies de aves. Algunas sólo se alimentan de granos.

Otras necesidades

Las aves necesitan de un espacio privado, como una pantalla para ir detrás.

Necesitan compartir tiempo contigo cada dí­a.

Los baños de agua o vapor cuando las aves los ansí­an son muy apreciados. Provee contenedores no muy profundos, o una bañadera para aves con agua tibia. Algunas aves disfrutan que se les rocí­e con agua a través de un rociador. Una persona instaló un pequeño rociados en un ducha, las aves se sentaban en el tubo que sujetaba la cortina, y cuando la ducha se abrí­a, ellos podí­an moverse para ser rociados, si lo deseaban.

Idealmente, las aves deben tener entre 8 y 12 horas de sueño a la noche, preferentemente desde el atardecer en adelante, en una jaula con algún tipo de cobertura.

El cortado de sus uñas es necesario, pero se pueden evitar proveyendo de hamacas de cemento. El emparejamiento de su pico no es necesario, a menos que lo sea por algún problema de salud. Masticar juguetes en necesario y bueno para las aves. Un pico demasiado crecido es un sí­ntoma que avisa la necesidad de un viaje a un veterinario de aves.

Rota numerosos juguetes que sean seguros para que mastiquen y jueguen, incluyendo la madera, pero asegúrate de que no sea venenosa. Las ramas de manzano son buenas si no fueron rociadas previamente con ningún quí­mico. Las empresas que venden suplementos para animales de compañí­a venden juguetes de madera adecuados. Una vez mas, las aves son lentas en probar algo nuevo, así­ que pueden llegar a tardar varios meses antes de demostrar interés en un juguete nuevo.

Muchas aves disfrutan escuchando música clásica, especialmente a Mozart, durante el dí­a.

Las aves como una atracción turí­stica

Por favor rehúsa a quedarte en hoteles que empleen aves enjauladas como decoración. Haz que tu agencia de viajes y el gerente del hotel sepan que no vas a apoyar semejante crueldad.

Muchas gracias a la Dr. Lorin Lidner por la información provista en este texto.

Si conoces de alguien que tenga aves, por favor hazle llegar una copia de este artí­culo.

Al principio, con mucha precaución

Eso sí, a la hora de soltarlos hace falta que tomes una serie de precauciones si no quieres que el pájaro se escape o se lesione. Durante vuestras primeras semanas de convivencia es importante que delimites la zona de la casa en la que se va a mover tu mascota, al principio lo mejor es que quede reducida a una sola habitación, para conocer los movimientos del ave y ver cómo reacciona. Poco a poco podrás ir aumentando las zonas de la casa en las que puede estar suelto.

Cualquier animal doméstico debe tener una rutina, ya sea para comer como para dormir. Con tu pájaro debes hacer lo mismo, sácalo de su jaula todos los días a la misma hora, así estará más relajado y tranquilo.

Cuando vayas a sacarlo no te olvides de tomar una serie de medidas para que el ave no se escape ni se lesione:

  • Cierra ventanas y puertas.
  • No lo sueltes en zonas en las que tengas lámparas de araña -o ‘complicadas’- en las que el pájaro se pueda quedar atrapado.
  • Si tienes estanterías o librerías tendrás que vigilar que tu amigo con plumas no se suba en ningún recoveco.
  • Nunca lo dejes volar en tu terraza, es uno de los lugares más peligrosos para un pájaro doméstico, tu mascota podría caerse.

El jardín o patio, la ‘otra zona’

Si tienes un jardín y te gustaría soltar ahí a tu pájaro es importante que conozcas bien el comportamiento del animal para no llevarnos un susto. Deberás extremar las precauciones al máximo. Sácalo un día en el que no haya mucho viento y las condiciones atmosféricas sean las adecuadas.

Si habitúas a tu pájaro a estar fuera de su jaula ciertas horas al día te aseguramos de que cuando coja el hábito no tendrás que preocuparte porque se escape. Aunque ya sabes, toda precaución es poca.

Juguete de bolas y canasta para pájaros

*Precios actualizados a 6 de febrero de 2019

Pin
Send
Share
Send
Send