Animales

Cómo puedes ayudar a tu perro a perder peso?

Pin
Send
Share
Send
Send


Del mismo modo que en los seres humanos, comer demasiado y no practicar ejercicio físico es un hábito poco saludable para cualquier perro. Desarrollará sobrepeso. Aunque existen otros factores que predisponen a acumular grasa innecesaria. La obesidad es una enfermedad que puede llegar a provocar graves trastornos físicos e incluso acortar la esperanza de vida de su mascota. Si su perro padece sobrepeso, o lo sospecha, debe tomar medidas para frenarlo y, de modo progresivo, conducir a su animal hacia su peso ideal.

En la actualidad, la obesidad es una enfermedad crónica padecida por entre el 20 y el 40% de los animales de compañía, según la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA, por sus siglas en inglés).

Para advertirla, basta con comprobar si somos capaces de palpar las costillas y la columna vertebral del animal. Debe observarse, asimismo, con claridad la forma de su cintura entre el tórax y la cadera, sin que los huesos estén expuestos a simple vista.

Juegos como salvar obstáculos, saltar o jugar en el agua ayudan a quemar calorías y reducen el apetito del perro

Los perros que padecer sobrepeso son propensos, además, a sufrir patologías graves como complicaciones cardiovasculares, diabetes o problemas hepáticos. Hemos de sumar a todo esto la disminución sensible de su esperanza de vida.

Para combatir la obesidad en su perro, en caso de que sospeche que el animal sufre sobrepeso , le proponemos ocho consejos prácticos.

1. Cambios en su dieta

Su perro debe alimentarse con comida específica para bajar de peso. Existe una gran variedad de marcas comerciales que ofrecen alimento exclusivo para perros con sobrepeso.

Un perro con un dueño obeso tiene cinco veces más posibilidades de padecer la misma enfermedad que su dueño

Este primer paso es fundamental que sea supervisado por un veterinario, quien establecerá la cantidad diaria recomendada en función de la edad, el peso, la raza, etc. Siga sus indicaciones a rajatabla.

2. Composición adecuada de la comida

Su perro necesitará reducir el consumo de carbohidratos y minimizar las grasas. La dieta de su mascota habrá de tornarse rica en proteínas con el fin de aumentar su masa muscular y disminuir todo lo posible la acumulación de lípidos en su cuerpo. La fibra será también bienvenida, facilitará su proceso de digestión y aumentará su sensación de saciedad.

3. Horarios y raciones estrictas

Debe establecer horarios de alimentación fijos en lugar de dejar que el perro disponga de la comida en su comedero para comer cuando desee. Controlar la ingesta diaria del can ayudará a estar seguro de que el animal no come en exceso. No ceda.

4. Fuera 'chuches'

Olvídese de las golosinas y, si lo hacía antes de advertir su obesidad, no dé sobras de su comida casera al perro. Elimine también las latas de alimento o dieta húmeda. Si aun así no quiere desechar la posibilidad de seguir premiando a su perro con comida, considere hacerlo con una alternativa saludable, como palitos de zanahoria.

5. Aumente la duración de los paseos

Caminar es una actividad sana. También para su perro. Trate de sacar mayor tiempo para usted y su mascota, y paseen juntos algo más de lo que suelen hacerlo a diario, pero observando su respiración, que no se agote. Los perros obesos suelen tener problemas respiratorios. Lleve agua consigo.

6. Más y mejores juegos

Aumentar de forma gradual la actividad física ayudará al animal a bajar de peso de forma saludable. Ha de estar atento a no sobrepasar nunca las capacidades del can. Los animales con obesidad son más propensos al sobrecalentamiento y sus huesos sufren al tener que sostener mayor peso que el que se supone ideal para su edad y raza.

Juegos como salvar obstáculos, saltar o jugar en el agua ayudan a quemar más calorías, reducen el apetito y estimula su metabolismo. Elija ejercicios que aumenten la frecuencia cardiaca, pero recuerde no llevar al perro al límite de sus posibilidades. Hágalo de modo paulatino.

7. Observe sus propios hábitos

Pregúntese a sí mismo si sus hábitos alimenticios o una vida tendente al sedentarismo no están afectando a su mascota. Un estudio realizado por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, dirigido por el catedrático José Alberto Montoya, señala que un perro con dueño que sufre sobrepeso tiene cinco veces más posibilidades de padecer la misma enfermedad que su amo.

8. No descarte otros orígenes

Si los esfuerzos para que su perro baje de peso fracasan o no advierte un cambio sustancial en la figura de su mascota, acuda a su veterinario. El origen de la obesidad puede estar originado por factores de tipo genético o físicos, como un problema de tiroides. Será necesario, entonces, elaborar un examen más exhaustivo para delimitar el alcance del origen del sobrepeso de su perro.

Su perro debe alimentarse con comida específica para bajar de peso. Elija una buena marca comercial con ayuda de su veterinario.

La dieta de un perro obeso debe ser rica en proteínas y con alto contenido en fibra.

Establezca horarios de alimentación fijos y no permita al perro comer siempre que desee.

Olvídese de las golosinas y de las sobras de comida casera para alimentar o premiar a su perro.

Trate de sacar mayor tiempo para pasear y jugar con su mascota.

Consulte a su veterinario en caso de sospechar de que su perro padece obesidad o de no lograr reducir su peso.

Causas y consecuencias

Las causas de la obesidad en mascotas son varias: insuficiente ejercicio, demasiado alimento extra -como las sobras de la mesa y otras exquisiteces que les damos- y la falta de conocimiento sobre el peso ideal de un animal.

Las consecuencias de la obesidad van mucho más allá de una cuestión estética.

Son varias las enfermedades que pueden desarrollarse como consecuencia de este sobrepeso.

Las más comunes son diabetes, presión arterial alta, problemas para respirar, artritis, mal funcionamiento del hígado, pelaje de baja calidad y dificultades con las digestión.

Todas ellas también reducen la expectativa de vida de los animales.

“La obesidad es una enfermedad que mata a millones de mascotas de manera prematura, genera enorme dolor y sufrimiento y le cuesta decenas de millones de dólares a los dueños de mascotas en gastos médicos evitables”, advierte el fundador de la APOP, el veterinario Ernie Ward.

¿Menos comida o más ejercicio?

Si bien los humanos contamos con muchísima investigación sobre las mejores formas para perder peso, no existe tal información para animales.

Por eso, Trust me, I'm a vet” (Confía en mí, soy veterinario) realizó un estudio con 13 voluntarios y sus perros para averiguar la forma más efectiva de ayudarlos a reducir esos kilos perrunos demás.

El trabajo se realizó en la Clínica de Control de Peso de la Universidad de Liverpool, bajo la guía del profesor Alex German.

Los investigadores se plantearon averiguar qué tiene un mayor impacto en el peso de los perros: cuánto comen o cuánto ejercicio hacen.

Para ello, primero analizaron a cada uno de los animales, tomando nota de su peso, su historia clínica y su temperamento (con la asistencia de los veterinarios de cada uno de los perros).

Luego, estimaron el Índice de Condición Corporal (BCS, en inglés), una medición de la grasa corporal que indica sobrepeso cuando el resultado es mayor a seis.

Los perros tenían en promedio un BCS de 7,76.

Por último dividieron a los voluntarios en dos grupos de forma aleatoria.

Menos comida

Al Grupo 1 se le asignó una dieta diseñada específicamente para cada perro.

Se les pidió a los dueños de las mascotas que les dieran una cantidad preestablecida de comida de perro cada día y que no les dieran ningún otro alimento.

Además se les ordenó mantener la rutina de ejercicios habitual de cada animal.

Una semana antes de comenzar el experimento a los canes se le colocó un collar que medía su actividad y que se les volvió a colocar al final del estudio.

Más ejercicio

Al Grupo 2 se le asignó un plan de ejercicios personalizado, que aumentó en al menos un tercio su actividad habitual.

Así, por ejemplo, si un perro solía caminar 40 minutos, se le pidió al dueño que lo pasee por 1 hora.

O si el animal jugueteaba tres veces al día, se agregaba una sesión más.

También se le dio a los canes un juguete para ejercitarse.

Al igual que al otro grupo, se le colocó un collar a los animales que midió su actividad una semana antes de comenzar el experimento y hacia el final del mismo.

La prueba duró ocho semanas.

También se le pidió a los participantes humanos de ambos grupos que anotaran en un diario todos los detalles de la vida de sus perros durante ese período.

Resultados

Al pesar a los perros al final del estudio se estableció que el Grupo 1, que había comido menos, tuvo una pérdida de peso de 10% en promedio.

En el Grupo 2, que ejercitó más, la pérdida fue mucho menor: 2% en promedio.

Además, todas las mascotas que participaron en el Grupo 1 registraron una caída de 1 o 2 puntos en su BCS.

En cambio en el Grupo 2 solo un perro bajó un nivel en la escala BCS.

Es decir, el trabajo mostró concluyentemente que una reducción de calorías en la dieta de los perros es la manera más efectiva para que pierdan los kilos de más.

Pero también hubo otro resultado más sorprendente: el estudio reveló que los perros que estuvieron a dieta se movieron más de lo habitual, a pesar de que sus dueños no modificaron su rutina de ejercicios.

Esto sugiere que haber perdido peso hizo que los perros se sintieran naturalmente más propensos a estar activos.

Así que ahora ya lo sabes: si tu mascota está obesa y lleva una vida sedentaria, ayúdala a mejorar su dieta y mejorarás su calidad de vida.

1. Ser consciente de que mi perro tiene sobrepeso.

El mayor problema de un perro obeso es que su dueño no vea que es obeso o al menos no vea que es TAN obeso.

Para que te hagas una idea, un chihuahua que tenga un sobrepeso de 1 kg es como si una mujer de 57 kg tuviese 29 kg de más. ¿Ahora lo tienes más claro?

En este vídeo de 30 segundos verás de un modo divertido lo reacios que somos los humanos a admitir la opulencia de nuestros peludos.

1. >Lo primero es mirar objetivamente a tu can para saber si tiene un problema de peso, quitándote las gafas virtuales que tenemos muchos, esas de "mi perro es el más guapo del mundo mundial y está estupendo siempre". Hay tablas para conocer el peso ideal de cada perro en función de su raza, aunque variará dependiendo de factores como la edad, si es mestizo, etc.

Esas tablas no son necesariamente exactas pero te pueden servir de guía inicialmente. Es bastante más fácil hacerse una idea fiable con una guía visual como esta, ilustrada por Nutro:

Fíjate en los dibujos y compáralos con tu can, tócale con tranquilidad y responde a las preguntas que te plantean: ¿se le ven las costillas, las escápulas, la cadera o la columna vertebral? Si la respuesta es no: bien, porque significa que no está demasiado delgado. Prueba siguiente: ¿podemos palparle fácilmente la columna y las costillas? Si la respuesta es sí: bien.

Pero si la respuesta es no, o apenas sentimos las protuberancias óseas al palparlas: debemos preocuparnos. Si además carece de cintura abdominal es que va necesitando un plan de ayuda dietético y mejor que lo coordine un veterinario. Si encima al pellizcarle la panza de pie, pillamos 'chicha', el riesgo de enfermedad aumenta considerablemente.

En resumen: si se pasa en un 10% de su peso ideal entonces se considera que tiene sobrepeso. Si el exceso fuera de hasta un 20%, estaríamos hablando de un animal obeso y deberán saltar todas las alarmas.

2. Replantéate la activ >La obesidad de tu perro, salvo casos raros, suele venir de comer demasiado o moverse demasiado poco, o ambas cosas al mismo tiempo. Por eso, nada como atacar por ambos flancos el problema, tras analizar el asunto. Empecemos por repensar el ejercicio que realmente hacemos cuando salimos. Está bien que el can olisquee en su sitio de recreo favorito y haga sus cacas y pises pero si limitamos a eso sus salidas, no le estamos ayudando.

Si nos quedamos quietos en el mismo sitio todo el rato (charlando con los amigos perrunos del parque) hay canes que se aburren y pueden, por ejemplo, comenzar a buscar restos de comida por pura inercia y a alimentarse de porquerías del suelo: fatal. Es mejor que tras este primer rato de olisqueo y alivio de esfínteres, si no hay ningún amigo suyo cerca que le haga jugar y moverse, nos llevemos al can a dar una buena vuelta, que de paso nos vendrá bien también a nosotros.

Haciendo ejercicio a diario, cualquier perro puede dejar de ser obeso. He aquí un buen ejemplo. #perrospic.twitter.com/Or52euxyZH

Y cuanto más rápido sea el paso, mejor, ya que quemará más calorías, siempre dentro de las capacidades del perro, por descontado. Si hay piñas a mano, también puedes jugar a tirárselas un rato, o esconder algún juguete que lleves en el bolsillo para que tenga que corretear y buscarlo.

¿No tienes tiempo para dar paseos largos todos los días? Si puedes, plantéate contratar a un paseador de confianza para conseguir que tu can ande todos los días un buen rato. O quizá algún amigo pueda ocuparse. Por supuesto, puedes llevártelo a correr o a montar en bici, siempre que esté preparado para ello: sin abusar y teniendo en cuenta sus capacidades y estado físico.

De todos modos, lo importante es que cuando tu perro sale de paseo, realmente salga de paseo y no acabe tumbado a tus pies mientras tú te fumas un cigarro o te tomas unas cañas en el bar. No hay que pensar cuánto tiempo ha estado fuera de casa sino cuánto tiempo ha estado en movimiento.

3. Adiós compartir com >Sí, ya sé que te duele en el alma y que te atormenta con su mirada fija, sus ojos de lástima sin fin y su implorante hocico cuando te comes tu fantástico guiso. Pero eso que para ti quizá sea un manjar, dadas las diferencias entre tu tamaño y estómago y el tamaño y estómago de tu can, para tu perro puede no ser nada sano y, de propina, contribuir en sobremanera a su obesidad. Además, con demasiada frecuencia las comidas humanas están aderezadas con alimentos que pueden resultar peligrosos para los perros.

Mejor te acostumbras a su cara de pena pensando que un pienso de calidad es la mejor opción de que esté recibiendo una alimentación equilibrada y no un descontrol de calorías. Por descontado, ni se te ocurra la cafrada de darle chuches humanas con azúcar o chocolate y ojo si en un descuido se come algo con xilitol, un edulcorante muy común, eso es directamente veneno para su organismo. Lo dicho: cada uno en su plato y con su dieta.

4. Elige bien el pienso

Tu veterinario es quién mejor te puede asesorar sobre el pienso que necesita tu perro en función de su edad, raza y circunstancias, como si ha sido esterilizado o no. Pero tú también puedes elegir el pienso teniendo en cuenta una serie de variables. Por ejemplo, un perro joven o un cachorro no es igual que uno adulto, ya que la actividad de los primeros es mucho más alta y por lo tanto requerirán un pienso con mayor aporte de energía.

Por otro lado, si el perro está castrado tendrá tendencia al sobrepeso, y también es importante que tengas en cuenta la actividad diaria que hacéis, si le sacas mucho o poco, su paseáis mucho o estáis quietos en el parque. Si el perro o la perra es adulto, está esterilizada y no sois de los que salís a hacer running juntos, mejor probar con piensos más bajos en calorías. También debes tener en cuenta la raza.

El es "tortita". El perro mas obeso de La Plata. Y lo amo. pic.twitter.com/mKK4YdMVbZ

En los sacos pienso encontrarás información de sobras para elegir el más adecuado y la medida aproximada que necesita tu can cada día. Procura medirla con una balanza y no pasarte a no ser que ese día haya hecho ejercicio extra. Si ves que el perro sigue teniendo hambre tras comer su ración, consulta con tu veterinario.

Finalmente, algo que muchos olvidamos: ten en cuenta que las chuches caninas también engordan, así que no te prodigues con ellas o cámbialas por otro tipo de recompensas como caricias y juegos. O, si te pasas con las chuches, reduce la ración de pienso, claro.

Micaela de la Maza es autora de los libros Madrid con Perro / Barcelona con Perro , unas guías que recogen las mejores direcciones de locales donde son bienvenidos los canes en ambas ciudades.

- ¿Qué tipo de pienso debe tomar?

  • Bajo en grasa y alto en fibra.

Has leído bien, no me refiero a cualquier pienso para perros, debe ser un pienso especial de adelgazamiento. Los dos estaremos de acuerdo en que adelgazar cuesta, y cualquier apoyo es bienvenido. Los alimentos para bajar de peso deben ser bajos en grasa y altos en fibra lo que supone un aporte más bajo en calorías y un efecto saciante.

Somos conscientes de que un perro con sobrepeso suele estar acostumbrado a los mejores manjares y el que tú no desistas va a depender en gran medida de que veas a tu perro comer. De todos modos es muy probable que tu perro se niegue a comer en 24-48 horas y tanto tu como yo sabemos que tiene reservas de sobras para hacerlo sin que le ocurra nada.

-¿Cuántas veces debe de comer un perro al día para bajar de peso?

La sensación de hambre en un perro se regula de dos formas:

  • volumen de estómago lleno.
  • niveles de glucosa en sangre.

Es evidente que nunca llenaremos el estómago lo suficiente para darle sensación de hartazgo (queremos que adelgace), así que solo podemos ayudarnos de los niveles de glucosa. Estos niveles suben después de cada comida así que cuantas más tomas hagamos al día, menor sensación de hambre tendrá.

Si puedes repartirle su dosis en 3 veces al día, mejor que dos.

Dar su dieta a unas horas concretas ayudará a que tu perro esté más tranquilo. Cuanto menos varíes estos horarios y rutinas, más fácil será.Tu perro pedirá menos y tú tendrás menos tentaciones de saltarte las reglas.

-¿Cuál es la cantidad de pienso de dieta que debe comer?

Cada marca de pienso dietético para perros tiene su tabla de cantidades apropiadas en el propio saco. Generalmente estas tablas harán los cálculos en base a:

  • Tamaño de la raza: perros mini, pequeños, medianos, grandes, gigantes…
  • Edad del perro: cachorros, adultos, senior…
  • Peso del perro: es en este concepto donde suelen fallar los cálculos porque los propietarios suelen calcular las tomas según el peso actual del perro y el cálculo debe hacerse según el peso ideal que debería tener.
    Otro fallo suele surgir cuando la cant >Ejemplo de tabla para Prescription Diet™ Metabolic + Mobility Canine Original de Hill´s en la que sí vemos claramente que se refieren al peso ideal del perro.

4. Eliminar los extras de comida casera

Me refiero a golosinas para perros, trocitos de pan, salchicas, ese pedacito de filete que le das mientras tú comes…Ya me entiendes.

Muchos perros adelgazan simplemente al eliminar “los extras”, así que imagina la cantidad de calorías que le aportas sin casi darte cuenta.

¿Sabías que una lonchita de queso equivale para tu perro como una hamburguesa a una persona?

5. Ejercicios para adelgazar a tu perro.

Debemos tener en cuenta que partimos de un animal con sobrepeso que tiene sobrecargado el sistema músculoesquelético y el cardiocirculatorio. Por ello los ejercicios deben de ser muy suaves y deberán incrementarse a medida que gana fuerza muscular y pierde peso.

Comenzaremos aumentando los paseos cotidianos. Si dabas una vuelta a la manzana, deberías dar 2 y si salías tres veces al día, deberías salir 4. Si haces esto todos los días durante los primeros 15 días, tú y tu perro ya merecéis un premio.

Aumenta los ejercicios cada 15 días, siempre que sea posible.

Deberás introducir juegos poco a poco para no sobrecargar las articulaciones. Comprueba su respiración para saber que no está cansado ni acalorado. Si ves que se fatiga mucho, espera a que baje de peso primero y después vuelve al ejercicio.

Puedes saber más de cómo hacer más ejercicio con tu perro en nuestro artículo Si tu perro está gordo es que tú no haces suficiente ejercicio.

Causas de la obes >

Son varias las causas que pueden provocar obesidad o peso excesivo en nuestro perro. Es muy importante identificar qué está causando este sobrepeso, por eso te animamos a revisar los siguientes aspectos de su día a día:

  • Estilo de vida sedentario: Los perros deben tener una rutina activa en la que paseen, por lo menos, dos veces al día. También deben practicar algo de ejercicio, aunque sea correr en el pipi-can. Animar a tu mascota a ejercitarse y a permanecer activa es fundamental para solucionar este problema.
  • Mala alimentación: Los perros con sobrepeso deben tener una alimentación indicada y acorde a su estado de salud. Recuerda que los piensos "light" están indicados para el mantenimiento, mientras que otros con la propiedad "reduced calorie" son indicados para reducir el volumen corporal.

    Solamente el veterinario puede indicar la administración de los piensos "reduced calorie", ya que pueden tener efectos contraproducentes en perros que sufran problemas de salud.

    Sea cual sea el pienso que le ofreces actualmente, debes asegurarte de estar cumpliendo con la cantidad adecuada. Para ello debes conocer el peso de tu perro y ofrecerle la cantidad exacta que indica en la bolsa del producto. Un extra de pienso, golosinas o comida para humanos puede ser la causa principal de su sobrepeso.

  • Castración: Muchos perros sufren un aumento de su peso al someterse a castración o esterilización. En estos casos en fundamental contar con los consejos que nos haya aportado el especialista.
  • Problemas de salud: Efectivamente, tu perro puede sufrir obesidad por un problema de salud que le impida metabolizar efectivamente el alimento.

Aunque tu perro sufra obesidad por un extra de golosinas o cualquier causa banal te recomiendo encarecidamente que acudas al veterinario para que le haga una revisión general a tu perro y descarte cualquier problema de salud. Además, podrás consultar la administración del pienso específico que te comentábamos anteriormente.

Consecuencias y consejos para el tratamiento

Después de descartar cualquier problema de salud y conocer el peso ideal para tu perro puedes empezar el tratamiento para evitar la obesidad y ayudarle a recuperar su peso adecuado. Además de la dieta y los paseos, deberás empezar a practicar ejercicio pero no sin antes tener claras algunas cosas:

    Un perro con sobrepeso no puede exponerse a practicar ejercicio activo repentinamente si nunca antes lo ha echo, debemos ayudarle y ofrecerle activ >

1. Paseos más largos

El primer paso para empezar a practicar ejercicio con nuestra mascota será alargar el tiempo de nuestros paseos para que se habitúe a moverse y se sienta activo. Para que puedas orientarte, en nuestro artículo sobre cuántas veces hay que pasar a un perro te explicamos las claves de un paseo adecuado:

  • Entre 20 y 30 minutos cada paseo
  • 2 o 3 paseos diarios
  • No tires de la correa
  • Déjale olisquear
  • Permite que se relacione
  • Juega con él
  • Anímale y acaríciale

2. Deja a tu perro libertad de movimientos

Ya sea acudiendo al pipi-can de tu barrio o al campo debes permitir que tu perro se ejercite de forma natural. Rodeado de otros perros se verá en la obligación de relacionarse y corretear detrás de otros y en zonas verdes explorará en busca de rastros. Empezar de forma suave y progresiva es fundamental para que el animal lo acepte adecuadamente.

3. Perseguir la pelota

Jugar a perseguir la pelota es una forma muy divertida de ayudar a nuestro perro a moverse y a practicar ejercicio sin darse cuenta. Es genial además para trabajar obediencia, reflejos y compenetración.

5. Playa y piscina

Como sabrás, el agua es un medio perfecto para ejercitar tanto a personas como a animales y es una terapia maravillosa para los perros que sufren obesidad ya que no carga peso únicamente en sus patas sino que lo reparte en distintas zonas del cuerpo permitiendo ejercitar espalda, abdomen, patas y cuello entre otros.

Llevar a tu perro a la playa o a la piscina es una de las mejores formas de ayudarle a perder peso sin provocarle problemas articulares y musculares.

Una vez superada la primera fase de la obesidad podremos disfrutar de un perro con un ligero sobrepeso. En el momento en el que esté más habituado a practicar ejercicio leve podremos inciarle y empezar a practicar ejercicio moderado incluyendo algo de footing, bicicleta entre otros.

Descubre en ExpertoAnimal diferentes tipos de ejercicio que puedes practicar con tu perro y encuentra el que mejor se adapta a ti. También puedes plantearte de inciarte en Agility.

Entender cómo es tu perro y adaptarte a su estilo de actividad será fundamental para encontrar el mejor modo de ejercitarle.

Si deseas leer más artículos parecidos a Ejercicio para perros obesos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Deportes.

Pin
Send
Share
Send
Send