Animales

Como enseñar a un perro a no morder PASO A PASO

Pin
Send
Share
Send
Send


Los cachorros son animales tiernos, dulces y curiosos. Se encuentran en una etapa muy importante de su vida en la que deben aprender a inhibir su mordida para evitar hacernos daño a nosotros u a otros perros. Por esa razón será crucial empezar a enseñar al cachorro a no morder cosas, ya sean manos, muebles, pies o plantas.

Estos ejercicios serán muy útiles también para enseñar a nuestro pequeño qué es lo que debe morder y qué no, de esta forma nos será más fácil evitar guiar al pequeño hacia un comportamiento deseado. Sigue leyendo en ExpertoAnimal para descubrir cómo enseñar a un cachorro a no morder :

¿Por qué el cachorro muerde todo el tiempo?

Los perros nacen sin dientes, es en la etapa que pasa del período de transición hacia el período de socialización (alrededor del mes de vida) cuando empiezan a salir los dientes de leche. Más adelante, a partir de los 4 meses, estos dientes van a reemplazarse por la dentadura definitiva o permanente.

Al igual que ocurre con los niños, los perros cachorros padecen dolor y molestias que alivian mediante la mordida de objetos, manos o todo aquello que encuentren. Por tanto, es habitual que observemos que el cachorro muerde todo el tiempo.

Si a esto le sumamos que el cachorro ha sido separado de su madre de excesivamente pronto (antes de las 8 semanas) tenemos un problema añadido: el cachorro no ha aprendido a inhibir la mordida junto a su madre y hermanos, por lo que no sabe controlar su fuerza y puede hacernos daño, obviamente sin querer.

La socialización en la gestión de la mordida

Si nuestro cachorro ha sido separado de forma pronta debemos empezar a socializarlo una vez se inicie en el calendario de vacunación y el veterinario confirme que ya puede salir a la calle. El contacto con otros perros de mayor edad será fundamental para que aprenda cómo debe ser el juego con ellos, el cual también incluye falsas mordidas.

Este proceso, tan importante para el cachorro, no solamente le enseñará a gestionar la mordida con otros perros, también sera útil para que aprenda acerca del comportamiento social propio de su especie.

No tengas miedo de relacionar a tu perro con otros de mayor tamaño, lo importante es que te asegures, antes de la interacción, que se trata de un perro sociable y amistoso y que en ningún caso va a morderle, ya que eso podría provocar un trauma en el cachorro muy difícil de revertir en su etapa adulta.

¿Es posible enseñar a un cachorro qué no debe morder?

Aunque los cachorros aprenden con cierta facilidad nuevas conductas y órdenes, lo cierto es que no siempre son capaces de recordarlo todo: es normal que se olviden de ciertos detalles.

Precisamente por este motivo, en ExpertoAnimal queremos resaltar un viejo dicho que dice "es mejor prevenir que curar". No esperes que tu cachorro recuerde que sus juguetes se pueden morder y los muebles no: mejor evita que muerda los muebles y felicítalo por mordisquear sus juguetes, de esta forma, conseguirás unmargen de error 0, una mejor asociación y un alto porcentaje de acierto en su etapa adulta.

Finalmente queremos resaltar que el castigo no debe emplearse nunca en perros cachorros. Exceptuando un "No" cuando observemos algo que está haciendo en ese preciso instante, regañar a nuestro perro puede ser contraproducente: el castigo inhibe la conducta, deteriora el aprendizaje, puede generar estrés y ansiedad en el perro y lo peor de todo, puede dañar vuestro vínculo. Evita los castigos, el marcaje, las riñas prolongadas y cualquier otro tipo de castigo: los cachorros nunca deben ser regañados.

Enseñar a un cachorro a no morder muebles y otras cosas

Como hemos explicado anteriormente es normal que el cachorro lo muerda todo: está explorando el mundo a través de su boca y no dudará en probar cualquier cosa que esté a su alcance, como muebles y plantas, por ejemplo. A continuación te explicaremos paso a paso cómo enseñar a un cachorro a no morder muebles, plantas y otras cosas:

  1. El primer paso consistirá en enseñar a tu perro a soltar objetos. Además de ayudarte a trabajar este problema, este ejercicio es muy útil para prevenir que en su etapa adulta pueda comer algo de la calle o que robe juguetes de otros perros, lo que podría convertirse en motivo de disputa o pelea.
  2. Una vez el perro haya comprendido el significado de la palabras "suelta" o "deja", las pondremos en práctica cada vez que le pillemos in fraganti mordisqueando algo que no deba, la idea es sustituir el "No" por el vocablo elegido, para que no solo entienda que está haciendo algo mal, sino que debe soltarlo.
  3. Evita regañar a tu perro si ha mordido algo 30 minutos antes, ya que no lo entenderá.
  4. Al mismo tiempo que tu perro aprende a soltar objetos, será fundamental empezar a reforzar las conductas positivas, como por ejemplo mordisquear sus juguetes. Dispersa juguetes por toda la casa que el cachorro puerda mordisquear y cada vez que le observes haciéndolo felicítalo de forma efusiva, ya sea con golosinas para perros, un "muy bien" o una caricia.

Ahora que ya sabes qué pautas debes seguir cuando estás presente, solo falta trabajar en tu ausencia. En estos casos, cuando el cachorro muerde todo el tiempo, lo mejor será apostar por la instalación de un parque para cachorros, una herramienta muy útil que también se recomienda en el aprendizaje del periódico, es decir, cuando enseñamos al perro a orinar en el hogar por la falta de vacunas.

Si nuestro cachorro se queda en el parque siempre que nos marchemos de casa, será imposible que muerda ningún mueble o alguna planta, por lo que evitaremos al 100% cualquier accidente y lo más importante: el perro no se reforzará a si mismo cuando se encuentre solo.

Enseñar a un cachorro a no morder manos y pies

Al carecer de una madre que le enseñe a gestionar la fuerza de su mordida, será básico adoptar ese rol y enseñar al cachorro qué debe morder y con qué intensidad hacerlo. Es habitual que el cachorro muerda manos y pies cuando está jugando, pero también puede hacerlo en circunstancias de nerviosismo o por el dolor que le supone el crecimiento de los dientes.

  1. En el momento en el que tu perro te muerda fuerte debes realizar un sonoro chillido para que aprenda a identificar el dolor en los humanos. A continuación dejarás de jugar con él para que, a la larga, asocie el chillido de dolo con el fin del juego.
  2. Este ejercicio debe repetirse muchas veces para que el cachorro asocie de forma correcta el chillido con el dolor y con el posterior fin del juego, de no ser así el cachorro no entenderá qué está ocurriendo.

Una vez el cachorro ha aprendido a gestionar su mordida evitaremos jugar con él a morder, evitaremos sobreexcitarle (ya que entonces es probable que pierda el auto-control de la situación) y premiaremos con un "muy bien" los juegos tranquilos y la actitud positiva con nosotros y con otras personas.

En este punto trabajaremos como en el caso anterior: la clave consiste en evitar las situaciones que propicien que el perro nos muerda las manos y los pies y por el contrario reforzaremos con varias herramientas a nuestro alcance (palabras, caricias, golosinas. ) las actitudes que nos parezcan correctas, como morder sus juguetes. Lo más importante será tener paciencia y ofrecer mucho cariño a nuestro cachorro y es que este tipo de actitud no se soluciona de un día para otro, se requiere constancia y positividad.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo enseñar a un cachorro a no morder?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.

Pin
Send
Share
Send
Send