Animales

Qué hacer ante un ataque de epilepsia en perros?

Pin
Send
Share
Send
Send


Ante un ataque de epilepsia en el perro, se debe mantener la calma, tumbarle, no intentar sacarle la lengua, dejar que se recupere y seguir el tratamiento recomendado

  • Autor: Por CAROLINA PINEDO
  • Última actualización: 17 de agosto de 2015

La epilepsia en perros es una enfermedad de carácter hereditario, más común en determinadas razas: Pastor Alemán, San Bernardo, Setter, Beagle, Caniche, algunos Dachshund y Basset Hound. El primer ataque epiléptico se manifiesta a menudo en perros con edades comprendidas entre los seis meses y los cinco años y, aunque se diagnostica por descarte de otras causas, se debe aprender a actuar ante un ataque de epilepsia en el perro. Hay cinco pautas clave para actuar: conservar la calma, tumbar al perro, no intentar sacarle la lengua, dejar que se recupere y seguir el tratamiento recomendado por el veterinario. La epilepsia no implica la muerte, pero puede suponer un accidente grave para el can.

¿Cómo actuar frente al ataque epiléptico del perro?

La denominada epilepsia idiopática o esencial en perros es una enfermedad cerebral caracterizada por una sintomatología similar a la manifestada en personas que sufren esta patología. Cuando comienza un ataque, de modo aleatorio e imprevisible, se produce una descarga de energía en el cerebro que provoca en el perro movimientos de pedaleo en las extremidades, salivación abundante, micción o defecación sin control y pérdida del conocimiento. ¿Cómo actuar en este caso?

1. Se debe conservar la calma y colocar al animal de manera que no se golpee o caiga de un lugar elevado.

2. Se puede tumbar al perro encima de una superficie mullida, como una colchoneta o unos cojines, para que esté cómodo y no se haga daño debido a las convulsiones.

3. No hay que intentar sacar la lengua del perro, porque puede correr el riesgo de mordérsela.

4. Una vez que finaliza el ataque epiléptico, hay que dejar que se recupere en un lugar tranquilo porque, tras el mismo, el animal queda agotado.

5. El veterinario puede recetar un tratamiento en caso de que lo considere conveniente. Este consiste en la administración de Valium, un relajante muscular que se aplica por vía rectal. Los propios dueños pueden aplicar el relajante al perro cuando este sufra un ataque epiléptico.

Perros epilépticos y ataques que avisan

Los ataques epilépticos pueden ser de mayor o menor intensidad. Ciertas señales en el comportamiento del perro pueden anticipar a los dueños que sufrirá un ataque. "El hecho de que el perro se muestre más nervioso e inquieto de lo habitual suele ser un aviso de que el animal va a empezar a tener convulsiones", explica Juan Antonio Aguado, veterinario y profesor de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid.

Si los dueños se anticipan al ataque, pueden poner en práctica unos primeros auxilios, como colocar al perro en un lugar donde no haya peligro de que se golpee la cabeza o corra riesgo de caídas desde cierta altura. También es recomendable tumbar al perro sobre una superficie blanda (cojines o una colchoneta), pero siempre en el suelo para evitar, de nuevo, que se caiga. Esto podría ocurrir si se coloca al perro en el sofá.

La epilepsia canina no mata y tiene cura

Los ataques epilépticos duran menos de uno o dos minutos, aunque para los dueños que sufren la situación puede parecer una eternidad. Una vez que finaliza el ataque, el perro queda desorientado y cansado. Juan Antonio Aguado recomienda a los dueños "tranquilidad". "La epilepsia no mata, aunque resulta muy aparatosa y angustiosa para los dueños del animal. Los ataques no tienen efectos secundarios en el perro, a menos que se golpee o se muerda la lengua", afirma el veterinario.

La epilepsia idiopática en perros es incurable y es muy probable que requiera un tratamiento durante toda la vida

Esta enfermedad no se puede detectar a través de análisis o radiografías y, en general, no necesita tratamiento de urgencia, salvo que los ataques se repitan cada poco tiempo, algo que puede ser muy peligroso para el perro.

La epilepsia idiopática es incurable y es casi seguro que el perro requerirá un tratamiento durante toda la vida. El animal no sufre durante el ataque, que rara vez provoca la muerte. En los casos en que la epilepsia está causada por un tumor cerebral o por una isquemia (disminución del aporte sanguíneo arterial), se puede operar al animal. Cuando los ataques son muy frecuentes, se aplica un tratamiento a base de barbitúricos. "Pero solo se utiliza cuando es estrictamente necesario, porque este tratamiento sí tiene efectos secundarios", advierte Juan Antonio Aguado.

Perros que detectan un ataque de epilepsia en sus dueños

Ciertos perros detectan ataques epilépticos en personas antes de que ocurran. Esta capacidad no la tienen todos los canes, solo algunos, que pueden captar las feromonas o partículas olorosas que desprende una persona antes de sufrir un ataque. Los perros son capaces de reconocer un determinado olor corporal, sin importar la zona del cuerpo de donde procede.

Algunos perros se entrenan para avisar a sus dueños epilépticos de que van a sufrir un ataque. De esta manera, poco antes de que ocurra, el perro ladra o da vueltas alrededor de sí mismo para avisar de que el ataque comenzará. Gracias a la ayuda de estos perros, sus dueños pueden colocarse en un lugar seguro para evitar caídas o avisar a alguna persona para que les ayude.

La epilepsia en el perro: consejos

En caso de percibir en el animal síntomas similares a los de un ataque epiléptico, se debe acudir al veterinario.

La epilepsia es una enfermedad crónica, así que el perro necesitará un tratamiento durante toda la vida.

No hay que saltarse el tratamiento que haya recetado el veterinario, para lograr reducir al mínimo los episodios epilépticos.

Durante un ataque, hay que colocar al perro en un lugar donde no se caiga o golpee. Cuando finalice el episodio, se le debe dejar descansar en un lugar tranquilo.

Procurar al perro epiléptico un ambiente relajado, ya que las situaciones de estrés son a menudo factores desencadenantes de los episodios epilépticos.

Síntomas de un ataque de epilepsia en perros

La epilepsia es una enfermedad muy compleja que afecta al cerebro. Se produce una actividad anormal y repentina en la red neuronal que puede desencadenar las crisis epilépticas, que van a ser recurrentes y caracterizarse por convulsiones. Como veremos, no todas las convulsiones en perros están causadas por la epilepsia, de ahí la importancia de un buen diagnóstico, lo que también nos permitirá saber qué hacer ante un ataque de epilepsia en perros.

Las verdaderas crisis epilépticas constan de los siguientes componentes:

  • Pródromo: es el período previo a la actividad epiléptica. Pueden darse cambios de comportamiento que ayudan al cuidador a reconocer esta fase, como inquietud, ansiedad o más apego que el habitual. Puede durar horas e incluso días, aunque no siempre está presente.
  • Aura: esta fase puede no ser fácilmente reconocible. Marca el inicio de la crisis. Pueden observarse vómitos, micción y defecación.
  • Período ictal: es la convulsión en sí, en la que se producen movimientos involuntarios, comportamientos anormales, etc. Su duración varía de unos pocos segundos a varios minutos. Puede ser parcial o generalizada.
  • Período posictal: tras la crisis epiléptica el animal puede manifestar comportamientos extraños como desorientación, micción y defecación inadecuadas, nerviosismo, sed y hambre aumentadas o disminuidas o algunos déficits neurológicos como debilidad o ceguera. La corteza cerebral todavía no está recuperada. La duración de este período varía enormemente, desde segundos hasta días.

En función de la sintomatología las crisis epilépticas pueden ser focales, originadas en un área determinada de un hemisferio cerebral, generalizadas, desencadenadas en ambos hemisferios cerebrales, o focales que evolucionan a generalizadas, que comienzan en una región cerebral y acaban involucrando ambos hemisferios. Estas últimas son las más comunes en perros. Además, la epilepsia puede ser idiopática o estructural.

¿Qué hacer si mi perro sufre un ataque epiléptico?

Si nuestro perro comienza a mostrar síntomas de que va a sufrir un ataque epiléptico o simplemente vemos que ya lo está sufriendo, lo que debemos hacer por encima de todo es mantener la calma. Puede parecer complicado dada la situación, pero mantener la calma es fundamental para poder ayudar a nuestro perro.

Es muy probable que nuestro perro pierda el conocimiento durante el ataque, por eso debemos colocarlo o tumbarlo, sobre una zona blanda. Cómo por ejemplo su cama o un sofá, unas mantas en el suelo o algo que evite que pueda dañarse en caso de que se caiga.

Manteniendo la calma en todo momento, debemos acompañar a nuestro perro hasta que finalicen sus convulsiones. Nunca, bajo ningún concepto le intentaremos sacar la lengua, ya que podría mordérsela. Tampoco meteremos la mano en su boca, porque no es consciente y podría mordernos sin querer. Solamente le acompañaremos hasta que el ataque epiléptico finalice.

Los ataques epilépticos en perros suelen durar una media de uno o dos minutos, en casos muy graves incluso mucho más… pero no es lo habitual. Cuando el ataque finalice es posible que nuestro perro esté completamente desorientado, perdido e incluso sordo o ciego por unos minutos.

Es muy posible que se asuste y comience a correr y chocarse con las cosas. Debemos calmarlo pero con mucho cuidado, porque si no nos reconoce podría mordernos y en esos momentos es muy posible que esté totalmente desorientado.

Una vez haya pasado el ataque nuestro perro también estará muy cansado, por eso debemos ponerlo en un lugar donde pueda descansar tranquilamente. Le pondremos un cuenco de agua limpia y fresca cerca, para que no tenga que desplazarse si tiene sed y lo dejaremos descansar hasta que el quiera.

Cuando todo haya finalizado y nuestro perro haya descansado, acudiremos al veterinario para que lo examinen y le hagan el correspondiente tratamiento médico. También es muy importante ir apuntando en una hoja cuando sufra un ataque epiléptico y la duración del mismo, es una información muy valiosa para nuestro veterinario.

El diagnóstico diferencial de la epilepsia en perros

Atendiendo a los síntomas de un ataque de epilepsia en perros podremos saber si realmente se trata de esta enfermedad o, al contrario, los ataques tienen otra causa. Para el diagnóstico diferencial tendremos en cuenta:

  • Los síncopes: en este caso el perro se desploma de repente y se recupera de la misma manera. En el apartado anterior ya hemos visto cuánto dura un ataque de epilepsia en perros y en qué fases se desarrolla. La mayoría de las convulsiones epilépticas son breves.
  • Las alteraciones vestibulares: el animal estará consciente y la sintomatología tendrá una duración mucho mayor.
  • La narcolepsia: el animal estará dormido fulminantemente pero podrá ser despertado.
  • El ataque de dolor: de nuevo el animal va a estar consciente, se posicionará en diferentes posturas y durante un tiempo considerable.
  • Las intoxicaciones: en este caso las convulsiones suelen ser continuas o repetirse cada pocos minutos. Además, entre convulsiones pueden observarse otros síntomas como debilidad, diarrea o descoordinación, mientras que en la epilepsia, tras la convulsión, suele darse un período de calma, aunque el perro parezca aturdido.

En el siguiente apartado veremos qué hacer ante un ataque de epilepsia en perros.

¿Se puede curar la epilepsia en perros?

No se puede decir que el problema desaparezca para siempre, por lo que la respuesta sería que no, no se puede curar. Pero en la actualidad hay tratamientos médicos de gran calidad, que pueden ayudar a reducir casi por completo los ataques epilépticos en perros.

Pero cuando la epilepsia no aparece como tal, sino que es un efecto secundario causado por un tumor cerebral…. si este se opera con éxito, la epilepsia desparecería.

Nuestro perro es parte de nuestra familia, así que debemos quererlo y estar con el de la misma forma que si nunca hubiera pasado nada. Puede tener una vida sana y feliz, simplemente debe tomar una medicación.

No obstante, recientes estudios han detectado anomalías en el cromosoma 37 en perros con más probabilidades de padecer epilepsia que en perros sanos. Por lo que quizás en un futuro no muy lejano podamos hablar de nuevos tratamientos que si curen la epilepsia.

La epilepsia idiopática en perros, no es motivo para sacrificar ni para abandonar, es una enfermedad que se puede tratar como cualquier otra. No obstante si por el motivo que sea no puedes asumirlo: POR FAVOR no lo abandones, llévalo a una protectora y simplemente explica el problema, ellos le buscarán una nueva familia.

¿Cuál es el tratamiento que debe tomar un perro con epilepsia?

Se trata de una medicación que disminuye la proliferación de descargas en el cerebro, disminuyendo con ello los ataques epilépticos. La cantidad de estos medicamentos anti-convulsionantes será definida por el veterinario, en función de la intensidad de los ataques y del peso de nuestro perro.

Hay ocasiones en las que medicación puede tardar varios meses, por lo que debemos ser pacientes. La medicación siempre termina funcionando es sólo cuestión de seguir las indicaciones de nuestro veterinario.

No existen remedios caseros ni naturales para poder sustituir la medicación del perro. Pero si que hay muchos casos en los que se afirma que tratamientos con acupuntura y homeopatía… han ayudado a reducir los ataques y la intensidad de los mismo. Suponemos a nivel personal, que cualquier terapia que ayude a que nuestro perro se relaje y viva más contento y tranquilo, puede ser interesante.

Existe un grupo en facebook donde poder encontrar más información y hablar / chatear con personas que tienen perros con epilepsia. Y en youtube hay cientos de vídeos documentados. Siempre viene bien compartir ideas y experiencias.

Tres fases de las crisis convulsivas

Todas las crisis convulsivas cuentan con tres fases diferenciadas: fase preictial, fase ictial y fase postictal. Aunque parezca que no os interesa saber sus fases y tienen nombres muy raros, es importante que las conozcáis, ya que sabiendo identificar una fase preictial podríais anticiparos a una crisis convulsiva en vuestro perro y saber qué hacer en caso de detectarla.

  • Fase preictial o aura: es la fase previa a un ataque. En esta fase, es frecuente observar cambios en su comportamiento como querer llamar la atención del dueño, mostrarse intranquilo, o en caso contrario querer estar solo y comenzar a esconderse.
  • Fase ictal: es la fase convulsiva como tal.
  • Fase postictal: cuando se pasa la crisis convulsiva. En esta fase es normal observar a los animales agotados, aunque en algunos casos muestran hiperactiv >Las causas para las convulsiones son diversas: trombos, encefalitis o meningitis, traumatismos, malformaciones congénitas, enfermedad hepática, hipoglucemia, enfermedad tiro > de las convulsiones, en caso de haberla. En caso de descartar una enfermedad sistémica posible, se establece que el perro presenta una epilepsia idiopática, es decir, es epiléptico sin ninguna causa probable que lo produzca.

Las pruebas necesarias normalmente son analítica de sangre y de orina, pruebas de diagnóstico por imagen (radiografía, ecografía, TAC, resonancia magnética), análisis del líquido cefalorraquídeo, etc. Puede ser que solo necesitemos realizar algunas de ellas para obtener un diagnóstico, pero en la gran mayoría de las ocasiones necesitamos realizarlas prácticamente todas para obtener un diagnóstico certero.

¿Cómo actuar ante un ataque epiléptico de un perro?

Lo primero que hay que hacer ante un ataque de epilepsia en perros es mantener la calma, lo que puede ser difícil, ya que las crisis suelen resultar impactantes. Durante ellas debemos asegurarnos de que estamos alejados de la boca del perro, ya que este no está consciente y podría llegar a mordernos, sobre todo si intentamos sacarle la lengua de la boca. Tampoco hay que introducirle nada entre los dientes.

Si el perro se encuentra en un lugar peligroso donde puede hacerse daño, debemos trasladarlo. En caso contrario podemos esperar unos minutos y, al terminar la crisis, hay que dirigirse al centro veterinario e intentar aportar el máximo de información para facilitar la obtención del diagnóstico, pues es posible que al llegar a la clínica la crisis haya remitido y el veterinario no pueda verla.

A este respecto podemos grabarla. Si la crisis no remite en 5 minutos estaremos ante una urgencia que debe ser inmediatamente atendida por el veterinario, ya que podrían producirse graves daños cerebrales e incluso la muerte del perro.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Qué hacer ante un ataque de epilepsia en perros?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Primeros auxilios.

Pin
Send
Share
Send
Send